Crisis energética: aun con mejora del clima faltará gasoil

Economía

A tono con el pronóstico del tiempo que indica una temperatura benigna para los próximos días con máximas de 20° a 22°, no se prevén restricciones de electricidad, gas y GNC esta semana. Por el contrario habría todavía faltantes de gasoil que podrían persistir con diferentes niveles durante el próximo invierno. Esto es así porque las centrales de generación eléctrica más modernas, las de ciclo combinado, que sólo pueden usar gasoil para reemplazar al gas natural, tendrán que seguir utilizando el producto porque para ellas seguirá la interrupción del fluido.

Por otra parte, esas generadoras están siendo muy presionadas por la Secretaría de Energía de Daniel Cameron para que operen con una reserva adecuada de gasoil de modo que puedan producir electricidad a pleno cuando la temperatura vuelva a bajar, y no haya equipos que necesiten gas como ocurrió hasta última hora del lunes de la semana pasada con las centrales Dock Sud y Puerto.

La industria también necesita gasoil para reemplazar al gas natural y continuar con el proceso productivo cuando le cortan el gas. Hay plantas que pueden usar fueloil pero hay numerosos equipos que necesitan gasoil, porque en la Argentina hace varios años que el primer combustible no se produce, si se exceptúan los volúmenes que entregó Repsol en los dos años anteriores y éste también, tras haber ganado parte de las licitaciones hechas por Cammesa, la empresa que opera el mercado mayorista eléctrico.

Industrias y comercios también presionan sobre la oferta de gasoil porque lo necesitan para generadores propios de electricidad que ponen en funcionamiento cuando Cammesa impone límites al consumo de luz.

  • Demanda agraria

    Además de esto, juega la demanda del agro para la cosecha de soja que todavía exige dos meses más de actividad intensa, considerando el crecimiento de la superficie sembrada que volvió a registrarse este año.

    De este modo, hay en el mercado, tres jugadores: las centrales de ciclo combinado, las industrias y comercios y el agro que están no sólo demandando más gasoil que el año pasado en la misma época, sino que además están dispuestos a pagar a precio libre, y no el congelado que se cobra en las estaciones de servicio sin variantes desde 2004.

    Con ese dato no es difícil presumir que petroleras, mayoristas y hasta estaciones de servicio intenten colocar parte del gasoil con que cuentan al mayor precio. También se pueden imaginar maniobras de distinto tipo.

    Por ejemplo, como hay un importante volumen de gasoil que todavía se sigue vendiendo al transporte de pasajeros de corta distancia a $ 0,45 y al de larga distancia a $ 0,65, al igual que el año pasado se sospecha que parte de ese combustible se vende a $ 2 o más, porque después se termina comprando en estaciones de servicio a $ 1,40.

    Las presiones de la demanday el negocio que se puede hacer si se cuenta con una estructura aunque sea pequeña para estockear gasoil llevan a las petroleras a cuotificar el combustible para estaciones de servicio. Dicho de otro modo, si se puede hacer mejor negocio vendiéndolo a los agentes que pagan más, las petroleras no le van dejar esa oportunidad a terceros. Por eso les van dar lo mínimo posible a las estaciones.

    Estas circunstancias derivarán en que el gasoil escasee. Se podrá cargar hasta 20 o 30 pesos, y en varias estaciones, sobre todo en el interior del país, no habrá producto uno o dos días. No obstante, sería exagerado suponer que el transporte de carga se va a detener, o que los colectivos o los vehículos particulares no puedan salir por falta de combustible. Habrá escasez que se notará quizá más que otros años si sigue haciendo frío intenso y hay que reemplazar gas y luz por gasoil.
  • Dejá tu comentario