Crisis energética: el temor a los cortes se traslada ahora a la costa

Economía

Gobierno y empresas eléctricas aseguraron ayer que lo peor ya pasó y ahora lo más probable es que no haya cortes masivos de luz hasta la segunda quincena de febrero. La temperatura volvió a colaborar esta semana con registros no excesivamente altos.

Hoy y mañana puede haber un nuevo pico de calor como ocurrió el sábado pasado, pero la actividad comenzará a reducirse desde la presente jornada porque al asueto de la administración pública nacional y municipal, se unieron numerosas empresas que dieron franco al personal o le acotaron el horario hasta las 15 horas.

Mañana podría repetirse la situación del sábado pasado cuando la sensación térmica de 40°5 derivó en un consumo récord de electricidad a las 21.23 para ese día de la semana: 16.483 megavatios. Se superó el récord con respecto al máximo registrado en otro sábado, pero la demanda quedó casi 1.000 megavatios por debajo del mayor registro correspondiente a un día hábil.

  • Perspectiva

    Con todo, mañana es posible que el consumo sea menor en Capital Federal y Gran Buenos Aires porque ya comienza el traslado a la costa atlántica y muchos viajarán por el fin de semana largo.

    Para la semana próxima, ya se comienza con un día hábil menos y las temperaturas esperadas tampoco serían excesivamente calurosas. Aun cuando se afirma que el éxodo masivo hacia la playa comenzará el viernes 5 de enero, quedaría sólo el riesgo de la primera semana del año, que ya también cuenta con la ventaja de que el lunes 1 es feriado.

    Un peligro para la Nochebuena, más que el calor, puede ser la tormenta que está pronosticada para ese día. Si llega a tener la intensidad que tuvo la del sábado pasado a la noche, las instalaciones pueden verse dañadas por el viento o la caída de postes y de árboles, lo que traería como consecuencia numerosos usuarios sin servicio.

  • Paréntesis

    Pero esa eventualidad no puede atribuirse a la crisis energética sino a las condiciones climáticas. Desde el punto de vista de la escasez de energía, hasta la segunda quincena de febrero, cuando la actividad se retome a pleno, no habría nuevos problemas. En ese momento, probablemente con más intensidad que en las últimas semanas, el gobierno -a través del secretario de Energía, Daniel Cameron- se verá obligado a administrar la demanda, requiriendo a grandes usuarios que bajen la carga en el horario pico de 20 a 22, para que la oferta eléctrica alcance.

    En esa fecha también pueden volver a repetirse los cortes por problemas de distribución, originados en la sobreexigencia de los cables por el calor y por la demanda.
  • Dejá tu comentario