Discuten con Italia una salida total a default

Economía

Hoy los cancilleres de la Argentina e Italia se reúnen en Estados Unidos como paso previo a la cumbre presidencial de mañana. Por primera vez se hablará de la situación de los bonistas que quedaron fuera de la oferta tras el default. Kirchner, que ayer llegó a Nueva York (ver foto) y Prodi intentarán recuperar la casi inexistente relación bilateral. Cabe recordar la embestida presidencial contra Silvio Berlusconi en el momento del lanzamiento del canje a bonistas. Lo que está claro es que no habrá una reapertura de la oferta antes de las elecciones de 2007. Sí, eventualmente, después y en condiciones peores -quita mayor que 65%- que las planteadas en marzo de 2005. Aun así ya varios grupos de acreedores le manifestaron al secretario de Finanzas, Alfredo Mac Laughlin, que podrían aceptar la propuesta. Restan u$s 24.000 millones (incluyendo intereses) por renegociar. El gobierno le planteará a Italia que los bancos de ese país que vendieron papeles argentinos se hagan cargo de parte de las pérdidas. Son conversaciones preliminares con entendimiento entre partes no cercano.

El encuentro que mañana mantendrá Néstor Kirchner con Romano Prodi se convertirá en el capítulo más importante de la gira que el Presidente comenzó ayer por Nueva York, adonde viajó para participar el miércoles de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La esperanza de la delegación argentina es que este encuentro inaugure un ciclo no sólo en la relación con Italia, sino también con la Unión Europea (UE). Según confirmaron ayer a este diario fuentes del gobierno argentino presentes en Nueva York, la cumbre con el premier italiano será a «agenda abierta»; esto quiere decir que por primera vez desde que la Argentina salió del default, el tema de los bonistas italianos que no aceptaron la oferta será discutido. Por esto, Kirchner deslizará en el encuentro con Prodi las líneas básicas que tiene en mente para la solución de conflicto (ver vinculada).

Fuera de esta reunión con Prodi, la decisión de la delegación argentina para este viaje, el cuarto a la ONU desde que Kirchner es jefe de Estado, es atomizar las reuniones en cuatro grupos diferentes. Por un lado, estarán los encuentros que mantendrá Kirchner; por el otro, los que Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández sostendrán en paralelo. Estarán, además, las 11 reuniones bilaterales que el canciller Jorge Taiana sostendrá con pares de todo el mundo. Finalmente, estarán los encuentros que el ministro de Planificación, Julio De Vido, mantendrá con empresarios locales ( sobre todo, del sector energético) para convencer al sector privado de ese país de que conviene invertir en la Argentina.

La agenda ya casi cerrada que mantendrá Kirchner incluye, a partir de hoy, contactos directos con empresarios norteamericanos que tengan en sus planes invertir en la Argentina, pero que tengan dudas generales o particulares sobre la situación económica o financiera del país. Entre otros, a partir de hoy y hasta el viernes, escucharán al presidente argentino en diferentes encuentros directos delegados de compañías como Exxon, Cargill, American Airlines, Occidental Petroleum, Goldman Sachs, Citibank, Chevron, Apache, Nextel, Intel, Microsoft, Caterpillar y Schering, entre otros.

  • Dos discursos

    Kirchner participará mañana de la apertura de la Asamblea de la ONU para escuchar específicamente dos discursos: el del anfitrión George W. Bush y el del brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Luego se encontrará con el italiano Prodi y, más tarde, podría cruzarse con el paraguayo Nicanor Duarte Frutos. Esa noche, Kirchner participará de un cóctel que George W. Bush dará para todos los jefes de Estado que participan de la Asamblea. Esta sería la única oportunidad para que ambos presidentes puedan cruzar algún tipo de palabra, ya que está fuera de agenda cualquier contacto oficial de un funcionario argentino con otro norteamericano.

    El miércoles, Kirchner desayunará con empresarios y financistas en la Bolsa de Nueva York, donde tocará la campaña de apertura de las sesiones de ese día. Esa jornada, por la tarde, tendrá su momento en la Asamblea General y luego volverá a contar con reuniones con empresarios, en este caso, los argentinos que viajaron especialmente a Nueva York. Lo más importante del jueves será la cena para 200 invitados que el Consejo para las Américas está terminando de organizar y que tendrá como escenario el salón de baile del hotel Hemsley Park Lane. Allí se hospeda la segunda línea de la delegación oficial, que no pudo ingresar al Four Season por falta de habitaciones.

    Por su parte, Cristina Fernández, en tándem con Alberto Fernández, circulará durante esta gira por la universidad de Columbia y tendrá un encuentro particular con representantes de las organizaciones judías de EE.UU. De esta reunión iba a participar el Presidente, pero se resolvió a último momento dejar el tema para su esposa y su jefe de Gabinete, para evitarle al jefe de Estado una segura audiencia negativa.

    Jorge Taiana será el funcionario con agenda más activa y temáticamente variada. Hoy a las 11 se encontrará con Gert Rosenthal, el canciller de Guatemala, uno de los países candidatos a ocupar la banca no permanente que la Argentina dejará libre en el Consejo de Seguridad a partir del 1 de enero de 2007 en representación de América latina. El ministro argentino dirá igualmente que el voto local será para Venezuela, acompañando a todo el Mercosur. Media hora más tarde, el canciller se reunirá con su par italiano, Massimo D'Alema, en lo que será el encuentro preparatorio de la cumbre presidencial que tendrá lugar al día siguiente a las 15 entre Néstor Kirchner y Romano Prodi.

    Luego, a las 12.30 y en la sede de la ONU, el canciller se reunirá con su par israelí, Tzipi Livni, para tratar la situación en Medio Oriente, según se informó. Además, conversarán sobre los avances en la investigación de los atentados contra la AMIA y contra la Embajada de Israel, y la colaboración del Estado con la Justicia en procura del esclarecimiento de ambos ataques.

    Mañana, tras la sesión de apertura formal de la Asamblea General, Taiana se reunirá con su par de Egipto, Ahmed Aboul Ghelt, con quien también abordará la situación en Medio Oriente y cambiarán opiniones sobre el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Posteriormente, el canciller argentino y D'Alema se sumarán a la reunión que mantendrán Kirchner y Prodi. El cronograma de encuentros que tiene previsto Taiana incluye también una audiencia con el canciller de Líbano, Fawzi Salloukh, que tendrá como eje la situación de este país tras el conflicto con Israel. Además, el ministro mantendrá un encuentro con Sergei Lavrov, su par de Rusia (hacia donde viajará en dos semanas) y entrevistas con los cancilleres de Marruecos, Argelia, República Arabe-Siria y de Kazajstán.

    Las actividades se completarán con una reunión con el canciller de Francia, Philippe Douste-Blazy, en la que el tema excluyente será la tarea por desarrollar en el marco del nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde ambos países tienen un rol activo y protagónico que los llevó a impulsar la convocatoria a una Convención Internacional sobre la Desaparición Forzada de Personas.

  • Con inversores

    Julio De Vido viajó especialmente a Nueva York para un encuentro especial: mañana desayunará con 50 inversores potenciales en el Waldorf Astoria y durante tres jornadas se encontrará con más de 30 empresarios de compañías energéticas para asegurarles que la Argentina no está ni estará en crisis en estos terrenos. Asesores del ministro de Planificación aseguran que el funcionario viaja con un «power point» especialmente diseñado para despejar dudas.

    Kirchner inició ayer su gira con una caminata por Nueva York, la que terminó en un clásico para las delegaciones del patagónico: un almuerzo en el local de Bice. Después, el Presidente retornó al Four Season y se concentró con un grupo reducido para diseñar el discurso que el miércoles a las 15.45 dará en la apertura de la Asamblea de la ONU. Con Kirchner trabajaron Cristina Fernández, Taiana, el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, y Alberto Fernández.
  • Dejá tu comentario