Gobierno suma presión a las agroexportadoras para que liquiden

Economía

Las cereales tendrían que cumplir con el plazo de 15 días si no serán dadas de baja de un registro para operar. Además, maniobras de subfacturación de frigoríficos encendieron luces de alarma.

La liquidación de divisas del sector agroexportador es tema que ocupa y preocupa al Gobierno. En una resolución publicada ayer en el Boletín Oficial dispuso que tanto empresas cerealeras como frigoríficos deben cumplir con los plazos establecidos para la liquidación de divisas, caso contrario serán dados de baja del Registro Único de Operadores d la Cadena Agroindustrial (RUCA).

En el caso de las cerealeras está dispuesto en 15 días y si bien en líneas generales el sector no estaría demorando el ingreso de dólares derivados de sus operaciones, la nueva resolución busca ejercer más presión sobre el sector agroexportador.

Un dato a tener en cuenta, la liquidación de divisas del sector en lo que va del año acumula una caída en torno al 13,5% y terminaría el año con un retroceso del 15% teniendo en cuenta que diciembre es un mes en donde, por una cuestión estacional caen las exportaciones de soja.

Mientras tanto, según explican desde las firmas exportadoras de granos, la situación en su segmento está regularizada y los tiempos se cumplen bajo la atenta mirada del Gobierno.

Distinta parece ser la situación de los frigoríficos exportadores, donde incluso desde la industria se señala puntualmente a algunas firmas, que no estarían no solo no cumpliendo en tiempo y forma con los plazos sino que también llevarían adelante un serie de maniobras que incluyen subsidiarias en el exterior.

“Hay empresas que concretan envíos a China a precios inferiores a los de mercado, pero no al comprador final, sino a una subsidiaria en el exterior que a su vez son las encargadas de facturar la operación correctamente. En definitiva, terminan liquidando menos dólares al cambio oficial, el resto lo hacen en el sistema financiero, algo así como un “rulo cárnico”, explicó una fuente del sector en diálogo con Ámbito.

Atento a esta situación el Gobierno viene siguiendo de cerca las operaciones de la industria cárnica y además de poner la lupa sobre los plazos de liquidación también buscaría establecer precios de referencia, como sucede con los granos, para evitar esta fuga de divisas.

Por su parte, desde hace meses la industria frigorífica viene solicitando una baja en las retenciones, particularmente de los cortes de mayor valor.

Estas maniobras por parte de los frigoríficos serían el punto de inflexión que habría congelado la intención del Gobierno de proceder con una baja en las retenciones.

Al mismo tiempo, a pocos días de las festividades de fin de año, sigue sin aparecer la lista de cortes a “precios populares” que el propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, había ponderado en un acto junto a la industria cárnica en la que se anunciaba inversiones por u$s187 millones.

El aquel momento los frigoríficos plantearon que a partir de sus inversiones se podrían incrementar las exportaciones en un 40%, desde las 900.000 toneladas actuales, hasta las 1,25 millones de toneladas en tres años.

Además, el ingreso de divisas crecería un 80% pasando de u$s2.900 millones a u$s5.250 millones. Cifras que entusiasman a una economía ávida de dólares pero en la que también ciertas maniobras perjudican su normal ingreso.

Dejá tu comentario