Dólar y más cepo a importaciones: advierten por efectos colaterales

Economía

Analistas señalan que se afectará la producción y que es posible que el costo de reposición de los bienes y servicios importados aumente.

Con el objetivo de “responder a las necesidades extraordinarias de divisas y así atender la importación de energía”, el Banco Central endureció las condiciones para acceder al mercado de cambios para pagar importaciones. Según explicó la autoridad monetaria, “las medidas extienden el sistema de financiación de importaciones a las realizadas bajo Licencia No Automática y a la importación de servicios, y tendrán vigencia por un trimestre, para dar tiempo a la normalización del comercio exterior”. De todas formas, tal como advirtieron distintos economistas consultados, esta medida tendrá efectos negativos sobre el nivel de actividad y también sobre la inflación de los próximos meses.

Al respecto, el director de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, señaló a Ámbito: “Ahora no hay energía y hay que importarla. Ese es el problema de fondo, no los niveles de importación. Se dispararon las importaciones de energía en mayo y va a seguir en niveles altos en los próximos meses, por esta escasez provocada por los errores de la gestión kirchnerista”.

“Y esta medida va a tener impacto en el nivel de actividad. Se están achicando los cupos, cuando ya había problemas con los cupos porque no tenían en cuenta que desde el año pasado hubo una elevada inflación en el mundo, sobre todo en muchos insumos, con lo cual el aumento de los cupos que se había dado antes para importar, ni siquiera cubría los aumentos de los precios de esos insumos. Es decir, implicaba importar menos para producir más. Ya ahí hay una restricción clarísima para el nivel de producción de una empresa. Y ahora si se lo achican más, va a poder producir menos todavía”, agregó el economista.

“Por otro lado, ordenarle a una empresa que para comprar sus insumos se tenga que endeudar en el exterior, mientras que a otras de menor tamaño les van a vender las divisas, sinceramente me parece una discriminación que incluso debería plantearse ante la justicia. Porque no es lo mismo tener los dólares al tipo de cambio oficial hoy, que tenerlos -además pagando intereses- en el futuro. Si es que te los dan”, señaló Abram, quien agregó: “Se está obligando a muchas empresas a competir en desventaja con otras empresas que sí van a tener acceso a las divisas del BCRA. Esa normativa va a generar una restricción a la producción en aquellas empresas que tengan que correr estos riesgos o mayores costos por tener que financiar esas importaciones de insumos”.

“Este es un cepo a la producción y a la inversión. Y eso siempre lleva menos crecimiento: sobre todo, porque con el tiempo se van poniendo parches como este, que hacen que el sector productivo funcione peor. Y eso va a tener un costo en nivel de actividad seguro”, subrayó Abram.

Por su parte, el economista de Equilibra Lorenzo Sigaut Gravina señaló que desde la consultora preveían un menor crecimiento para este año “porque, en parte, no alcanzaban los dólares”. Y lo que vimos en los primeros meses, es que la actividad mantuvo los niveles del año pasado, pero las importaciones crecieron mucho. Y las reservas netas, que deberían haber crecido o aumentado significativamente, no lo hicieron. Nuestra visión era que no se podía crecer 4% y acumular u$s5.800 millones de reservas netas. Eso no es compatible”, remarcó.

“Lo que estamos viendo es que, efectivamente, en el primer semestre al Banco Central se le han ido por importaciones demasiadas divisas y que hoy está acumulando muy pocas reservas. Y de aquí a fin de año, para proteger esas reservas, va a tener que restringir fuerte las importaciones y esto obviamente va a tener un impacto negativo en actividad y en inflación”, agregó Sigaut Gravina.

Análisis

Por su parte, el director de Analytica, Claudio Caprarulo, señaló que desde la consultora mantienen la proyección de crecimiento del 4% para este año: “Porque descontábamos que en la segunda mitad del año el crecimiento iba a encontrar un límite en la disponibilidad de dólares para importar, y obviamente en la inflación”.

En ese escenario, el economista sostuvo que, “si la medida es bien implementada y afecta solo a las importaciones que se hacían cómo reserva de valor, puede tener un impacto marginal sobre los niveles de actividad”. “Tener record de importaciones en la frágil situación que atraviesa la Argentina no era sostenible”, agregó Caprarulo, quien detalló: “Lo más negativo está sobre la inflación, es esperable que el costo de reposición de los bienes y servicios importados aumente y se traslade al precio final. Es una variable a seguir de cerca”.

“Por otro lado, la medida va en línea con contener los efectos adversos de tener nuevamente una brecha cambiaria cercana al 100%, pero también tiene el efecto de ponerle un piso alto. Es importante que a las empresas que tienen sobrante de pesos y ahora ven limitada su capacidad para importar el gobierno les ofrezca instrumentos para que puedan mantener el poder de compra de sus excedentes”, concluyó Caprarulo.

Dejá tu comentario