El Central ahora prevé que se crecerá más: 7%

Economía

El Banco Central elevó el pronóstico de crecimiento para la Argentina a «más de 7%» desde 6,2% que había estipulado a fines del año pasado, según destacó en el Informe de Inflación correspondiente al segundo trimestre. Los motivos pasan por el mayor arrastre estadístico que quedó del año pasado, el buen arranque en los primeros meses de 2006 y la continuidad del crecimiento del consumo como principal motor de la actividad.

De esta manera, la entidad que preside Martín Redrado mantiene un pronóstico más realista respecto de lo que puede suceder este año con el PBI, al menos en relación con el gobierno, que en el Presupuesto estimó un crecimiento de 4%, que aún no fue revisado.

Según el BCRA, el crecimiento de 9,2% dejó un arrastre de 3,6% para este año. Esto significa que si no registrase variación de la actividad durante todo 2006, igual el crecimiento estaría asegurado.

  • Tendencia

    «El consumo privado mantuvo en el primer trimestre del año la tendencia creciente previa, impulsado por la suba de la masa salarial, la mejora de la confianza del consumidor y la mayor oferta de créditos», explica el trabajo.

    La entidad advirtió que la inversión mostró una « desaceleración transitoria» en los primeros meses de 2006. La explicación pasaría por un menor crecimiento de la construcción,aunque se trataría de cuestiones pasajeras. «La inversión bruta se habría mantenido estable en torno al nivel récord del último trimestre del año.»

    A continuación, algunos de los párrafos más destacados del Informe de Inflación elaborado por el Central:

  • Las cuentas externas siguen mostrándose sólidas, reduciendo la vulnerabilidad del país ante cambios en la economía internacional. El superávit comercial se mantendría elevado, en torno de u$s 9.500 millones, y, en consecuencia, el saldo de la cuenta corriente sumaría 2,7% del PBI en 2006.

  • Aunque el gasto primario siguió mostrando una tendencia ascendente (28% de variación interanual en el primer trimestre), la constante mejora de ingresos tributarios permitió al sector público acumular un superávit que superaría en aproximadamente 15% en términos nominales al del mismo período de 2005.

  • La intervención en el mercado de cambios permitió atesorar aproximadamente u$s 3.000 millones adicionalesen las reservas. Esta política no genera presiones inflacionarias, ya que la emisión monetaria que excede a la demanda es esterilizada. Los instrumentos son cancelaciones anticipadas de deuda del sistema financiero, la colocación semanal de títulos y operaciones de pases diarios. También debe contabilizarse la absorción monetaria por parte del sector público a partir del superávit fiscal (ver vinculada).

  • El Banco Central refleja un patrimonio neto sólido, fortalecido por un superávit cuasifiscal base caja superior a los $ 2.000 millones. En 2006, aun con fuertes cancelaciones de redescuentos por parte de los bancos, se proyecta la continuidad del resultado cuasifiscal positivo.

  • En los próximos meses, el BCRA continuará desarrollando una política monetaria prudente, previsible y estable. Así, se consolidaría la tendencia descendente observada en los últimos meses en las expectativas de inflación, permitiendo moderarla hacia niveles consistentes con la estabilidad de precios en el mediano plazo. Pero este objetivo está ligado a las políticas de ingresos, fiscales y de competencia para profundizar la reciente evolución de las expectativas inflacionarias.
  • Dejá tu comentario