El dólar liqui llegó a $168 y aumentó 31% tras un mes del súper cepo

Economía

El BCRA perdió u$s70 millones de sus reservas ayer y en un mes de vigencia de las mayores restricciones el drenaje fue de u$s1.717 millones.

A un mes del endurecimiento del cepo, las variables financieras y cambiarias siguen empeorando. Entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre el dólar blue y el contado con liquidación (CCL) subieron un 30 y un 31% respectivamente, se disparó el riesgo- país y las reservas brutas del Banco Central llevan un drenaje de u$s1.717 millones. Analistas de mercado consultados por Ámbito señalaron que aún es posible evitar una devaluación brusca del tipo de cambio oficial, pero al mismo tiempo explicaron que una brecha superior al 100% es insostenible en el mediano plazo.

“Lo peor que podría pasar es un salto cambiario y creo que podría llegar a ser innecesario, porque el tipo de cambio que la economía necesita no es el del blue, aunque tampoco el oficial. Supongo que es un valor que está en el medio de ambos, ya que cerrar la brecha de abajo hacia arriba sería complicado en términos sociales. Lo mejor es dar certidumbre para que las cotizaciones paralelas empiecen a bajar”, sostuvo el director de la consultora Ecolatina, Federico Moll.

En cuanto a los pasos que hay que dar, Moll consignó: “Hacen falta medidas que den certidumbre, un poco más market friendly, y que las brechas se corten por las buenas”.

Durante la jornada de ayer, la diferencia de cotizaciones entre el CCL y el oficial mayorista alcanzó el 117%, debido a que el liqui finalizó en $168,60 (aumentó 2,9%), mientras que el mayorista bajó un centavo y se colocó en $77,47. El gap es mayor si se compara con el blue que avanzó hasta los $171, tras subir $4 en la última rueda. En tanto, el MEP avanzó $4,69 y terminó en $154.97.

Ante la consulta de si es posible no devaluar con una brecha tan importante, el director ejecutivo de la consultora LCG, Guido Lorenzo, afirmó: “Pueden no hacerlo, pero con el costo de tener una brecha alta e incluso creciente. La visión del Presidente es que el tipo de cambio está en un nivel competitivo. Si ese es el diagnóstico, entonces sobran pesos en la economía. Queda la opción de ser muy restrictivo en lo fiscal y monetario como alternativa”.

En tanto, Juan Ignacio Paolicchi, economista de la consultora EcoGo, agregó: “Creo que hay forma de que el Gobierno no devalúe, pero se necesita pegar un volantazo respecto de lo que estamos viendo hoy. Volantear lo máximo que pueda si es que quiere bajar el riesgo-país, dejar de perder reservas y que se dejen de ir los depósitos en dólares. Se necesita una señal política, fiscal y monetaria. Presentar un presupuesto que sea consistente con las fuentes de financiamiento. No hay muchos caminos, o da el volantazo o desdobla o devalúa”.

En un sentido similar a Paolicchi, el analista financiero Christian Buteler añadió: “No es que se necesite devaluar. El oficial no está atrasado, se viene moviendo por encima de la inflación. El problema es la cantidad de pesos que se emitieron, que ha sido abrumadora y que encima en 2021 vamos a tener un 4,5% de déficit fiscal y el 60% se va a financiar por emisión”.

Respecto de los anuncios del BCRA en cuanto a la suba de la tasa de pases y de plazos fijos, para dar incentivos a la tenencia de pesos, Moll fue escéptico sobre los posibles resultados: “Un incremento de tasas es bienvenido, pero la magnitud es tan chica que no cambia la ecuación en lo más mínimo”. Guido Lorenzo coincidió en este sentido: “Lo veo poco relevante, dudo que eso cambie el comportamiento del ahorrista. Hoy no hay tasa que pueda disuadir un cambio de portafolios a favor de pesos y en contra del dólar”.

Una de las explicaciones para la suba del CCL tiene que ver con la cantidad de fondos que se quieren ir del país. Sin embargo, el operador bursátil de Fernández Laya Rubén Bursátil cree que las explicaciones van más allá: “Hay una desconfianza tal que la gente que quería comprar dólares y no los puede comprar lo hace al precio que dé lugar. Los fondos explican una parte del problema, la palabra es desconfianza”.

Parte de la desconfianza que menciona Pasquali tiene que ver con la caída de reservas del Central. Las tenencias brutas de la entidad cerraron ayer en u$s40.778 millones, una caída de u$s70 millones respecto del miércoles. Se estima que la autoridad monetaria vendió alrededor de u$s40 millones netos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario