El Dow más lento que los quelonios

Economía

El mercado bursátil sigue trepando, eso sí, a paso de tortuga (y que no se nos ofendan las tortugas o quelonios, porque incluso suelen ir más rápido).

Luego de la mala recepción que tuvo en el "afterhours" del martes el balance de Cisco, los inversores se decidieron ayer a darle un nuevo aval a la empresa (en parte porque esta firma a diferencia y en contra de otras que le precedieron, incrementó sus proyecciones de crecimiento para los próximos dos trimestres), que junto con Broadcom y Juniper Networks motorizó al sector tecnológico y más específicamente al de telecomunicaciones.

  • Repercusiones

    Por un rato -sobre todo mientras se terminaban de digerir los buenos datos sobre la productividad laboral-esto repercutió sobre las blue chips y el Dow marcó nuevos récords intradiarios (sobrepasó en centésimos los 12.700 puntos), pero la baja del sector energético reflejando la merma del petróleo (el crudo arrancó en suba tentando por tercera jornada consecutiva la línea de u$s 60 -los que dicen que la tercera es la vencida ya lo ven en torno a u$s 50- pero cerró 2% abajo en u$s 57,71 por barril) y el hecho de que este dinero no se arbitrara hacia ningún otro sector golpearon a las integrantes del Promedio Industrial que terminaron el día en 12.666,87 puntos, marcando una diferencia porcentual de 0,00% y en puntos de tan sólo +0,56 unidades.

    Es cierto que si miramos al S&P 500 que cerró ayer en el máximo de los últimos seis años o al NASDAQ que acumula ocho subas en nueve ruedas, el panorama luce mucho más brillante, pero de alguna manera la renuencia del Dow a marcar nuevos máximos sugiere que no está entrando "dinero fresco" al mercado (por suerte "hoy es otro día"). Si bien no se puede decir que repercutiera en el precio del papel, muchos ojos se centraron ayer sobre Wal-Mart tratando de entrever las implicancias que tendría para la firma el afrontar el mayor juicio por discriminación sexual de la historia.
  • Dejá tu comentario