El oro bajó 1,2% y quedó en mínimo en un mes

Economía

El oro al contado cayó más de uno por ciento, a su menor nivel en un mes, debido a que la escalada del dólar, en medio de una aversión al riesgo y factores técnicos, disparó una fuerte liquidación. La onza troy descendió a u$s 1.501,60, su menor nivel desde el 19 de mayo pasado.

Los precios del petróleo se recuperaron levemente en Nueva York, gracias a indicadores económicos positivos en Estados Unidos, mientras que el uso de reservas estratégicas de los países industrializados continúa pesando.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del "light sweet crude" negociado en EEUU) para entrega en agosto terminó en 91,16 dólares, en alza de 14 centavos en relación al jueves.

Los precios, que habían caído más de cuatro dólares el jueves, tuvieron una sesión muy volátil, oscliando en torno al equilibrio hasta los últimos minutos de operaciones. En las dos últimas semanas registran una caída de 8% e incluso de cerca de 20% en relación a los techos de inicios de mayo.

El mercado neoyorquino "estuvo sostenido por los indicadores económicos" publicados en Estados Unidos, explicó Matt Smith, de Summit Energy.

Las órdenes de bienes durables aumentaron más que lo previsto en mayo (+1,9%) y el crecimiento económico en Estados Unidos en el primer trimestre fue revisado levemente al alza, a 1,9% en cifras anualizadas, contra una estimación anterior de 1,8%.

Por el contrario en Londres, el Brent "está muy afectado por la decisión" de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de hacer uso de sus reservas estratégicas para aprovisionar al mercado, agregó.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto perdía 1,90 dólares a 105,36 dólares hacia las 18H50 GMT en el IntercontinentalExchange, luego de una caída de casi siete dólares el jueves.

La AIE, que representa los intereses de los países industrializados, pondrá en el mercado en el lapso de un mes 60 millones de barriles provenientes de las reservas estratégicas de sus Estados miembro. El objetivo es compensar la suspensión de las exportaciones libias, del que depende principalmente el mercado europeo, razón por la cual la volatilidad de los precios es más marcada en Londres.

"Si se respeta rigurosamente, (esta venta) implica un volumen suficiente para provocar una baja sustancial de los precios", estimaron analistas de JPMorgan.

Dejá tu comentario