Elevan producción de soja y maíz: ingreso asegurado de u$s35.900 millones en 2021

Economía

Gracias a las precipitaciones de las últimas semanas, la cosecha de soja sería de 49 millones de toneladas, 2 millones más que lo proyectado al inicio de la campaña. En maíz se esperan 48,5 millones de toneladas.

Contra todos los pronósticos alarmistas, la cosecha de soja argentina alcanzaría este año las 49 millones de toneladas. Las lluvias de las últimas semanas lograron mejorar el perfil de desarrollo del cultivo y en este marco la Bolsa de Comercio de Rosario estima que, gracias a los mejores rindes, la producción se elevaría unos 2 millones de toneladas, dejando atrás los pronósticos iniciales de una campaña de apenas 46 millones de toneladas.

Las proyecciones de mayor producción vienen acompañadas además de una cotización para la oleaginosa en torno de las u$s500 por tonelada, lo que se traduciría en un ingreso extraordinario de divisas por la cosecha de soja sería de más de u$s22.500 millones. Es decir, la mejor campaña en los últimos seis años. Un escenario mejor imposible teniendo en cuenta la necesidad de dólares frescos que tendrá la economía durante este 2020.

La buena nueva que trajeron las precipitaciones de las últimas semanas también son para el cultivo de maíz, ya que según la entidad rosarina la producción se elevaría 2,5 millones de toneladas más que en sus mediciones anteriores, para ubicar la previsión de cosecha en 48,5 millones de toneladas. El ingreso estimado de divisas para este segmento clave del agronegocio local sería de u$s7.340 millones, u$s2.150 millones o un 42% más que en 2019/20.

Por supuesto que no está todo dicho y, según explican en el mercado, todavía resta saber cómo se comportarán los fondos de inversión y su impacto en Chicago. Por lo pronto, la fuerte y sostenida demanda de China sigue ofreciéndole sostén a las cotizaciones internacionales.

En lo que respecta al clima, se esperan más precipitaciones para la próxima semana y luego condiciones más secas que también colaborarían con el desarrollo de los cultivos de soja y maíz.

En este contexto y sumando además los precios internacionales del trigo, el ingreso total de la campaña ascendería a más de u$s35.900 millones o lo que se traduce en más de u$s10.000 millones respeto al alicaído 2020.

De efectivizarse estas proyecciones, el Estado recaudaría en materia de derechos para exportación un total de u$s8.500 millones, un 42% más que en 2019/20, y sería el mayor monto que ingrese a las arcas del tesoro por este concepto desde la campaña 2013/14. Dado que la soja y sus derivados son los productos que están gravados con una mayor alícuota y además son los que mayor valor de exportación tienen, no resulta sorpresivo que los productos del complejo sojero sean los que más aportarían a la recaudación total, con algo más de u$s7.000 millones.

Mientras tanto y a pesar del ingreso extraordinario de divisas que se espera para este año, la mirada del Gobierno continúa estando en monitorear que las subas internacionales de los commodities del agro no se trasladen no se trasladen a los precios de los alimentos en las góndolas locales. Con ese objetivo recientemente la industria aceitera conformó un fideicomiso en el que aportará u$s190 millones para financiar el abastecimiento de 29 millones de litros al mes de aceite a precios convenientes.

Se espera, además, que en las próximas semanas tanto la cadena del maíz como la del trigo presenten alternativas para compensar las subas internacionales, además de monitorear a los distintos actores de la cadena para detectar distorsiones en los precios.

Con esa fórmula el Gobierno busca contener los precios de los alimentos en el mercado local mientras aprovecha el extraordinario ingreso de divisas.

Dejá tu comentario