Alertan autopartistas: "Está perdiendo sentido fabricar autos en el país"

Economía

El titular de AFAC se mostró preocupado por la sustentabilidad de la industria por los altos costos, la presión impositiva y la baja escala de producción.

Las nuevas restricciones aplicadas sobre el dólar agrava la situación de sector automotor que viene sufriendo recortes para la importación de vehículos terminados e insumos. Desde la asociación que agrupa a los autopartistas (AFAC) alertaron el martes pasado, tal como publicó Ámbito, sobre la posibilidad de que se pare la producción de 0 km a raíz del faltante de piezas que llegan del exterior por la suspensión de los envíos por falta de pago de los clientes locales.

Esto se produce en medio de un escenario delicado por la salida del país de varias compañías, una tendencia que parece ir en aumento. Sólo desde el inicio de la cuarenta, emigraron seis empresas y llegan a 47 en los últimos diez años. El presidente de AFAC, Raúl Amil, alertó otra vez por las consecuencias que podría tener este fenómeno: “Si se siguen yendo autopartistas, se va perdiendo sentido de fabricar autos en la Argentina.” Hay que tener en cuenta que un vehículo producido localmente cuenta con 70%, en promedio, de piezas importadas. El resto son de fabricación nacional pero que, a su vez, tienen un porcentaje similar de insumos del exterior.

Si bien el Gobierno se muestra preocupado por este problema y reclama que se aumenten las inversiones para localizar piezas en el país, en el sector estiman que deben tomarse medidas urgentes para evitar que las que estén se vayan. La falta de escala productiva, por la caída del mercado, la alta presión impositiva, la inseguridad jurídica, la inestabilidad económica y los costos laborales, son algunos de los motivos que explican este éxodo. “El problema no es el salario que cobra el trabajador sino el desembolso que debe hacer una empresa por cada asalariado. Si el sueldo es de $40.000, el Estado se lleva otros $40.000 en impuestos y aportes. La empresa tiene que pagar $80.000. Todos estos factores generan preocupación por la sustentabilidad de esta industria” señaló ayer el empresario.

A este panorama, se suman las nuevas restricciones para girar divisas. Muchas empresas miran con preocupación las próximas semanas para acceder a divisas para el pago de proveedores o financiación de inversiones. En algunos casos, temen entrar en default con proveedores con los que mantienen relaciones comerciales desde hace décadas por el corte de la cadena de pago. “Muchas de las empresas del exterior a las que le compro, me otorgan financiación en base a la confianza por años de cumplimiento. Esto se puede desmoronar ahora si no me dan los dólares para pagar maquinarias ya compradas y que se va pagando a través del crédito acordado” explicaron desde una autopartistas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario