En 2008 abrirán tres shopping

Economía

El año 2008 parece ser clave para el empresario Carlos de Narváez: para esa fecha inaugurará tres centros comerciales en lugares tan disímiles como Santa Fe, Vicente López y La Paternal. La inversión total en estos emprendimientos rondará los u$s 150 millones, por ahora sólo con fondos propios en el caso de los dos centros porteños.

En cambio en Santa Fe, cuya obra arrancará en los próximos días, tiene como socios a los españoles del Grupo Percalada y a la local Boldt (de la familia Tavanelli), los principales operadores de máquinas tragamonedas de la provincia de Buenos Aires. El proyecto prevé que se hará en un predio cercano al centro y al puerto santafesino; la razón de los socios es que nació de una licitación encarada por el gobierno provincial para levantar en la capital un hotel, un shopping y un casino. Está claro qué tarea le corresponderá a cada socio. El predio de 80.000 m² albergará un hotel de 100 cuartos, 60 locales, seis salas de cine Cinemark y un casino; tendrá además una marina y en los extremos del mall se instalarán dos tiendas por departamentos: casi seguramente serán Falabella y Tiendas París, en lo que sería su primera sucursal en el país.

En diálogo con este diario, De Narváez reveló también que la cordobesa Regam -de la familia Amengual- será la encargada de construir el proyecto. Y dado que el grupo construye y opera los hoteles Amerian, no descartó que ellos se encarguen del «cuatro estrellas» que se levantará allí.

«En total, Santa Fe requerirá una inversión de u$s 40 millones», asegura De Narváez. La cifra, de todos modos, es inferior a lo que gastará en su shopping de Vicente López, cuyos lineamientos fueran adelantados por este diario el año pasado. Allí también habrá locales, cines, una gran terraza para mirar el río y otros «amenities».

El proyecto, cuya inversión será de u$s 60 millones, prevé también la construcción de un estadio cubierto para el cual Marcelo Tinelli había comprometido su participación. Sin embargo, el empresario televisivo abandonó el barco aún antes de que zarpara, seguramente atemorizado por las incipientes protestas de un pequeño grupo de vecinos que (como en casi todos los barrios del área metropolitana) se oponen a cualquier construcción nueva.

«La idea del estadio sigue viva; será una segunda etapa del proyecto y quizás en ese caso sí necesitemos un socio o alguien con experiencia y know-how para operarlo», admite el desarrollador, uno de los herederos de Casa Tía e «ideólogo» del Paseo Alcorta en tiempos de su apertura.

Finalmente, el proyecto Warnes -en conjunto con Carrefour, como el de Vicente López-insumirá otros u$s 60 millones; allí habrá 150 locales, dos tiendas por departamento (no hace falta ni imaginar cuáles serán...) y otros seis cines de Cinemark. Como sus dos «hermanos», su apertura está prevista para 2008.

Dejá tu comentario