Energía a Economía: las claves

Economía

El viernes se confirmó que el ahora ex secretario de Energía Lanziani será reemplazado por el diputado Darío Martínez. Pero la partida del funcionario trajo una novedad: la Secretaría de Energía quedará ahora bajo la órbita del Ministerio de Economía.

El viernes se confirmó que el ahora ex secretario de Energía Lanziani será reemplazado por el diputado Darío Martínez. Pero la partida del funcionario trajo una novedad: la Secretaría de Energía quedará ahora bajo la órbita del Ministerio de Economía. Con ese movimiento, Martín Guzmán tendrá a su cargo las decisiones sobre un área sensible: deberá buscar incentivar la producción con garantías a las empresas para que inviertan, a la vez que marcará la política tarifaria, de fuerte impacto en las cuentas y gastos de empresas y familias.

Según pudo saber Ámbito, en los despachos oficiales consideran que “es un sector transversal para toda la economía e incide en el agregado de valor”. “Resulta central abordar su desarrollo desde la macro, que contemple sus efectos sobre la producción y el empleo, sobre los hogares y también sobre el sector externo y fiscal”, aseguran. La matriz energética argentina es muy dependiente del gas natural.

Según fuentes del sector, alrededor del 75% de los costos de generación se explican por las centrales térmicas y alrededor de 40 puntos se explican únicamente por los costos del gas natural. Por este motivo, el sector energético es uno de los sectores que demandan más dólares de los que genera. Según un informe del Instituto Argentino de Energía (IAE), el saldo comercial energético fue deficitario desde 2011. El récord se tocó en 2013. A partir de ese momento, con la sola excepción de 2018, el monto requeridos para importaciones de energía fue disminuyendo y se alcanzó un relativo equilibrio en 2019.

Además de la balanza comercial, la política fiscal también genera desafíos. En lo que va del año, el Gobierno ya gastó $152.461 millones para sostener la tarifa eléctrica y alrededor de $35.852 millones para los subsidios a hidrocarburos (gas, principalmente). En total, en lo que va de 2020, el monto destinado a sostener las tarifas eléctricas y de gas fue de $188.313 millones según datos del Presupuesto Abierto, lo que equivale a 0,7 puntos del PBI. Este aumento se explica por el congelamiento de las tarifas, como una forma de brindar alivio, tanto a las empresas como a las familias.

Dejá tu comentario