Efecto cuarentena: en abril se firmaron sólo siete escrituras en CABA

Economía

En el Colegio de Escribanos afirman que la crisis es peor que la salida del corralito del 2002. El precio en dólares de las propiedades cayó 61%.

A lo largo de todo el mes de abril, en Capital Federal se realizaron sólo siete escrituras de compra y venta de viviendas. Apenas quedaron involucrados unos $20.700.000 en esas únicas transacciones, que se hicieron más por urgencias y causas de fuerza mayor, que por necesidades económicas.

Los datos corresponden al Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires y claramente reflejan los efectos negativos de la cuarentena en la actividad inmobiliaria.

No tiene comparación con nada. De modo que como sostuvo el presidente de la entidad, Carlos Allende, los datos del primer mes entero de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, pueden ser tomados como “una foto de época”.

En relación a abril del 2019, la cantidad de escrituras se derrumbó 99,7%, mientras que el monto de las operaciones hizo lo propio en un 99,8%, según indica el reporte mensual del Colegio de Escribanos.

En promedio, cada operación se pactó por u$s43.105, a una cotización del dólar de $67,87. En moneda nacional, se transaron $2.925.521. Esos datos explican que los vendedores, en promedio, convalidaron una caída de precios respecto del año pasado del 61,6% en dólares o del 38,6% en pesos.

Según explicó Allende, las operaciones que se pudieron hacer en razón de actos de fuerza mayor o motivos humanitarios en razón de los permisos que le concedieron a los escribanos para poder trabajar en cuarentena.

El titular de la entidad que representa a los 2000 escribanos porteños, señaló a Ámbito Financiero que “van a bajar los precios” de las viviendas y que “lo primero que se va a mover en el mercado van a ser las operaciones chicas”.

Allende tiene la experiencia de la salida del corralito del 2002. “Si alguien pensaba que aquello fue la hecatombe, no tenía idea de lo que iba a pasar ahora. En abril de ese año, tras la salida del corralito, se hicieron 6.000 escrituras”, indicó. Allende consideró que la actividad de los notarios “está siendo muy golpeada” por la crisis. El notariado fue declarado como actividad esencial hace unos 20 días, pero para realizar operaciones vinculadas con otras actividades esenciales.

El titular del Colegio de Escribanos consideró que al igual que la salida de la crisis de la convertibilidad hace 18 años “se va a mover el mercado de oportunidad, por aquellos que tienen dólares y pueden aprovechar para comprar barato”.

El mercado inmobiliario lleva más de 23 meses de caída. En los primeros cuatro meses del año la cantidad de escrituras llegó a 4.215, lo que representa una baja de 56,47% respecto de igual período del año pasado. Entre enero y marzo el promedio mensual de operaciones era de 1.300, cifra que es menor a la cantidad de notarios de la Capital. Con la cuarentena casi desapareció la actividad.

Por caso, en abril no se registraron operaciones con hipotecas, mientras que en el cuatrimestre se hicieron apenas 357, lo que marca una baja interanual del 54,58%

Según señaló Allende, la mayoría de los escribanos reportan como autónomos ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). en el régimen general. La mayoría de las escribanía no registró facturación en abril, pero aun así tienen que seguir pagando vencimientos de impuestos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario