Espionaje sacude a Deutsche Telekom

Economía

Berlín (Reuters) - Un escándalo de espionaje que implica a la mayor empresa de telecomunicaciones de Europa, Deutsche Telekom, amenaza con dañar la imagen de Alemania como un centro de negocios, advirtieron altos funcionarios.

La fiscalía alemana está investigando a la compañía después de que ésta reconociera que había espiado ilegalmente grabaciones telefónicas en 2005, en medio de acusaciones de que la empresa trataba de impedir las filtraciones de miembros del consejo de administración a periodistas.

«El daño ya ha ocurrido y el alcance se extenderá más allá de Deutsche Telekom», dijo Bernd Pfaffenbach, subsecretario de Economía alemán, al periódico «Tagesspiegel».

«Podría llegar a ser un problema para toda Alemania si no actuamos con rapidez», añadió.

El caso es el último de una serie de escándalos corporativos que sacudieron a Alemania -el mayor exportador del mundo y la mayor economía de Europa-, cuya identidad de posguerra se basó en su economía y el valor de sus empresas.

En los últimos años, el fabricante Volkswagen, el mayor de Europa, y la corporación alemana Siemens se vieron sumidos en asuntos que terminaron en los tribunales.

El espionaje es un asunto particularmente delicado en ese país, que aún recuerda a la Gestapo de Hitler y la policía secreta de Alemania Oriental, la Stasi.

  • Desconfianza

    El ministro del Interior alemán, Wolfgang Schaeuble, también declaró que el escándalo podía afectar a la credibilidad de los alemanes en altos funcionarios y empresarios.

    «Si no llegamos a una situación en la que la elite entienda que la confianza y el comportamiento según la ley es lo que se espera de ellos, las cosas serán difíciles», dijo el ministro al periódico «Welt am Sonntag».

    El presidente de DT, Rene Obermann, que reconoció que sabía del seguimiento de las llamadas pero no lo hizo público, negó estar implicado. «Si alguien dice que estoy implicado en este asunto, se trata de un ultraje», dijo a la revista «Focus».

    Obermann y otros representantes del sector de las telecomunicaciones están convocados mañana al Ministerio del Interior de Berlín para abordar el asunto, que Pfaffenbach dijo esperaba aclarar pronto para evitar una crisis de confianza.
  • Dejá tu comentario