Euforia, pero tal vez por un rebote

Economía

Tal vez haya sido excesiva, pero de todas formas más de un inversor se alegró del 1,73% que ganó ayer el Dow trepando a 12.604,45 puntos. Tanta fue la alegría que casi se merece el término de euforia, ya que el S&P 500, que comprende las cotizantes más grandes del mercado, "saltó" 1,95%, cerrando en el máximo de la jornada (superó el 1,87% del NASDAQ), en tanto, el Russell 2000, que está compuesto por las 2.000 cotizantes más pequeñas, "voló" 2,63%. Decimos casi, porque todo esto se dio en consonancia con una suba de 4,5% en el precio del petróleo, que cerrando en u$s 127,79 por barril registró la mayor suba diaria (en dólares) de su historia. Casi, porque tuvimos un derrumbe del dólar que -luego de la sugerencia del presidente del Banco Central Europeo de un posible incremento de las eurotasas- se derrumbó 0,6% ante las principales monedas. Casi, porque la tasa de los treasuries a 10 años repuntó a 4,048%, reaccionando al desplome del billete y, tal vez, previendo los datos sobre la situación laboral de mayo que se difunden hoy. Casi, por último, porque el volumen negociado en el NYSE fue de apenas 1.280 millones de acciones, por debajo de lo habitual durante el último trimestre. Todos estos "casi", ninguno de ellos auspiciosos -ni para la economía norteamericana ni para el mercado bursátil-, fueron los que contribuyeron a la suba de las acciones, donde no sorprendentemente lo mejor pasó por el sector energético seguido por materias básicas y lo "menos mejor" le tocó a bienes de consumo.

Todos estos casi, pero con un sentido opuesto, fueron los que hicieron que las acciones retrocediesen en los primeros días de la semana. Bastaría dilucidar entonces qué es lo que pasará con ellos en los próximos días, para acertar con el futuro del Promedio Industrial (afortunadamente esta es una tarea que escapa a quien esto escribe).

Es posible que la jornada de ayer marque un punto de inflexión a lo que venimos viviendo desde el 10 de mayo, pero también es posible que no. En realidad lo más importante sería preguntarnos si es o no apropiado.

Dejá tu comentario