FMI: con una caída de 9,9%, Argentina se ubica entre los 6 países más afectados por la debacle mundial

Economía

El dato surge de informe de Perspectivas Económicas Mundiales que realiza el Fondo. Para 2021 la economía argentina será una de las que menos se recuperará con una mejora del 3,9%.

En el contexto de las naciones más importantes del planeta, la Argentina se encuentra entre los seis países que sufrirán las mayores recesiones como consecuencia de la crisis desatada por el coronavirus: el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una contracción de 9,9% para el año en curso.

También será una de las economías que menos se recuperará el año próximo, ya que según el organismo multilateral, la economía del país avanzará 3,9% en 2021.

De cumplirse estos pronósticos, en 2021 la economía del país se ubicaría 6,4% por debajo del nivel alcanzado en 2019, un porcentaje que refleja la magnitud del impacto de la pandemia.

Estos números están incluidos en la actualización del reporte Perspectivas Económicas Mundiales dado a conocer hoy en Washington por la jefa de los economistas del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath. El trabajo lleva el lúgubre título: “Una crisis como ninguna otra, una recuperación incierta”.

Cuadros FMI 24 de junio

Las proyecciones del Fondo también trazan un panorama desfavorable para los principales socios comerciales de la Argentina, con excepción de China, uno de los pocos países que tendrán crecimiento este año (1%), aunque se trata de una tasa inferior a las registradas en las últimas décadas. Brasil y México - dos destinos clave de las exportaciones de manufacturas de la Argentina- sufrirán retrocesos de 9,1% y 10,5%, respectivamente. Las recuperaciones de estos socios comerciales también serán relativamente lentas, para Brasil se espera un crecimiento de 3,6% para el año próximo, en tanto que para México se proyecta 3,3%.

Sin precedentes

En lo que consideran “una caída sin precedentes como consecuencia del Covid 19”, el informe dado a conocer esta mañana proyecta ahora que la economía mundial retrocederá 4.9% en 2020, es decir 1,9 puntos porcentuales menos que el pronóstico de abril pasado. Por primera vez, se proyecta que todas las regiones experimentarán una variación negativa en 2020.

La corrección a la baja se explica porque “la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto más negativo en la actividad en el primer semestre de 2020 de lo previsto, y se estima que la recuperación sea más gradual de lo previsto anteriormente”.

Para 2021, el Fondo proyecta que el crecimiento global será 5,4%. De confirmarse estas estimaciones, el año próximo el PIB mundial se ubicaría 6,5% por debajo de las proyecciones anteriores a Covid-19 de enero de 2020.

Desempleo

El informe advierte que “el impacto adverso en los hogares con bajos ingresos es particularmente agudo, poniendo en peligro el progreso significativo logrado en la reducción de la pobreza extrema en el mundo desde la década de 1990”.

Dentro de este grupo, las mujeres sufren una mayor parte del impacto. De los aproximadamente 2 mil millones de trabajadores empleados informalmente en todo el mundo, la Organización Internacional del Trabajo estima que cerca del 80% se han visto significativamente afectados.

La fuerte disminución de la actividad viene con “un golpe catastrófico para el mercado laboral mundial”. Algunos países (especialmente en Europa) han contenido las consecuencias con esquemas efectivos de trabajo a corto plazo.

Lenta recuperación

Para las economías que registran una disminución de las tasas de infección, la recuperación será más lenta que la esperada. Esto es consecuencia de que se espera que se mantenga el distanciamiento social en la segunda mitad del año, como así también un golpe a la actividad mayor de lo previsto durante el cierre en el primer y segundo trimestre de 2020; y una menor productividad en las empresas porque deben aumentar las prácticas de seguridad e higiene.

En cuanto a las economías que luchan por controlar las tasas de infección, se señala que un bloqueo más prolongado infligirá un costo adicional en la actividad.

También advierte que “el alcance del reciente repunte en el sentimiento del mercado financiero parece desconectado de los cambios en perspectivas económicas subyacentes… planteando la posibilidad de que las condiciones financieras se endurezcan”.

Entre las recomendaciones, el Fondo plantea que la política económica debe continuar amortiguando las pérdidas de ingresos de los hogares con medidas considerables y bien focalizadas, así como brindar apoyo a las empresas que sufren las consecuencias de las restricciones en la actividad.

Se calcula que las medidas de auxilio anunciadas en todo el mundo alcanzan a 10,7 billones de dólares. También considera que una cooperación multilateral fuerte sigue siendo esencial.

Se necesita con urgencia asistencia de liquidez para países que enfrentan crisis de salud y déficit de financiamiento externo, incluso a través del alivio de la deuda y el financiamiento a través de la red de seguridad financiera mundial, un tema de particular interés para la Argentina.

Cabe recordar que el Fondo ha insistido en la necesidad que el país llegue a un acuerdo con sus acreedores para la refinanciación de la deuda externa pero en condiciones sustentables.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario