Fútbol por celular: ''Falta mucho para que se popularice''

Economía

«La TV por celular nos servirá para que los aficionados puedan ver los goles, los momentos más salientes de los partidos. Pero por ahora, los juegos enteros -creemos-se seguirán por las pantallas tradicionales.» Feliz por haber conseguido los derechos para América latina de la Eurocopa 2008 -el torneo de selecciones más importante después del Mundial-, Tim Bunnel, «senior VP» de ESPN International, dijo que «esos derechos incluyen no sólo la transmisión por TV sino también por Internet y por telefonía móvil».

En charla telefónica desde su oficina en Bristol ( Connecticutt), el ejecutivo se excusó de dar cifras del acuerdo, y tampoco reveló cuánto representa la región en el balance de ESPN International, porque -explicó- «eso se lo reserva Walt Disney Corporation, de la que somos subsidiaria». De todos modos, aseguró que «América latina es un mercado importantísimo para nosotros; por eso tenemos cuatro señales».

En este sentido, Bunnel admitió que -al menos en lo inmediato- «no tenemos previsto agregar una nueva señal, ni tampoco transmitir en el Norte la cadena destinada al Sur y viceversa». ESPN tiene una señal «madre» que se ve en toda América latina, otra llamada ESPN+ que se ve en el sur del hemisferio, una exclusiva para Brasil y una cuarta, llamada ESPN 2, que se ve desde Venezuela hacia el Norte. En la segunda, la carga de deportes locales y de fútbol es muy fuerte; en esta última, también hay deportes locales (las ligas de béisbol de México y Venezuela, por caso). «Nos gustaría poder dar más deportes, aunque creemos que nuestra programación es muy variada, pero hay temas de derechos que no podemos violar», explica Bunnel.

Entre esas cuestiones está la escasa oferta de deportes, como la NBA, de la que sólo se ve «un partido y medio» por semana y desde hace dos años tampoco se transmite la serie final. El ejecutivo dice, evasivo, que «esperamos poder satisfacer la demanda de nuestros televidentes», sin explicar cómo: se sabe que la liga pide una fortuna imposible de pagar para un mercado como el latinoamericano a cambio de más partidos semanales y los derechos para las finales.

Dejá tu comentario