Grecia volvió a hundir a los mercados: en Europa hasta 6,9% y Wall Street más de 2%

Economía

Volvió el pánico a los mercados después de que ayer el primer ministro de Grecia, Yorgos Papandréu, propuso someter a consulta popular la aprobación del compromiso alcanzado por la Eurozona en la última cumbre sobre la quita del 50% de su deuda y un nuevo paquete de rescate, supeditado a un severo ajuste. Las acciones de los bancos son las más perjudicadas. Merkel y Sarkozy sostuvieron que el plan para Grecia es más necesario que nunca. El Dow Jones cayó 2,5%, el S&P500 2,8% y el Nasdaq 2,9%. Madrid perdió 5%, Fráncfort 5,2%, París 5,4%, Atenas 6,9%, Milán 6,9% y Londres 2,8%.

Wall Street terminó en neta baja, ante los temores de los inversores de que el referéndum anunciado por el primer ministro griego Yorgos Papandreu sobre el rescate de su país, provoque el default de Grecia y hunda al sistema financiero en una incertidumbre peligrosa: el Dow Jones perdió 2,48%, el Nasdaq 2,89%.

Según cifras definitivas de cierre, el Dow Jones Industrial Average cayó 297,05 puntos a 11.657,96 y el Nasdaq, de dominante tecnológico, perdió 77,45 puntos a 2.606,96.

El índice ampliado Standard & Poor's 500 perdió 2,79% (34,99 puntos) situándose en 1.218,31 puntos.

La interpretación de los mercados fue clara: Grecia posterga unilateralmente la implementación del acuerdo con la UE, el FMI y el BCE para recibir 130.000 millones de euros a cambio de otro ajuste fiscal muy duro, rechazado por la población.

A esto se sumó la presión sobre la deuda soberana italiana, con Roma urgida para tomar medidas fiscales consistentes, la incertidumbre sobre la recapitalización de bancos europeos que tienen deuda griega y datos macroeconómicos de Estados Unidos que no permiten ver la luz al final del túnel.


En la noche del lunes, el primer ministro griego Yorgos Papandreu anunció la organización de un referéndum sobre el acuerdo alcanzado el jueves entre los países miembro de la zona euro, que prevé un plan de desendeudamiento para Atenas. El referéndum debería realizarse "hacia enero" según una fuente gubernamental.

Mientras tanto "Grecia no recibirá la ayuda que necesita para honrar sus obligaciones de pago de la deuda: eso se llama declarar default", afirmó Hugues Johnson, presidente ejecutivo de administración de activos de Hugues Johnson Advisor.

"Los mercados hicieron muy pronto la conexión: referéndum implica riesgo de rechazo del plan de austeridad, implica default de Grecia", resumió Gregori Volokhin, estratega financiero de Meeschaert Capital Market.

"Aunque se pudo aislar bastante bien el efecto (de la anulación de 50% de la deuda detentada por los bancos privados), un default con sus consecuencias sobre los CDS (contratos de seguros contra una cesación de pagos) es difícilmente cuantificable", subrayó, explicando el temor a un contagio de la crisis a otros países de la región.

La caída de Wall Street marcó una pausa a media jornada, ante la esperanza de los inversores de que "la propia realización del referéndum era altamente improbable", subrayaron analistas de Briefing.com.

Según algunos observadores, la constitución griega no permite una consulta popular sobre un tema presupuestario.

Esta versión no ha tenido confirmación de fuentes oficiales en Atenas.

Otros observadores evocaban la eventualidad de que Papandreu caiga el viernes al fracasar el voto de confianza solicitado al Parlamento, haciendo caducar su iniciativa.

El mercado obligatorio terminó en alza, señal del incremento de los temores de los inversores. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años retrocedió a 2,001% contra 2,175% en la noche del lunes y el de los títulos a 30 años a 3,012% contra 3,199%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.

En Europa, la Bolsa de Fráncfort cayó 5%, París perdió 5,38%, Madrid se dejó 4,19%, Milán 6,80%, Londres un 2,21% y la de Atenas se replegó un 6,92%, todas ellas arrastradas principalmente por el descalabro de los valores bancarios.

Antes, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio bajó 1,7% tras unos resultados corporativos domésticos débiles y después de que la renovación de los temores sobre Europa llevó a la toma de ganancias en papeles de exportadores y de firmas que avanzaron recientemente.

Una inesperada caída en los datos de producción fabril en China afectó también a las firmas con intereses en ese país. El ánimo de los inversores se vio afectado por la quiebra en Estados Unidos de MF Global Holdings debido a pérdidas relacionadas con compra de deuda europea, mientras en Europa se disparan los diferenciales de bonos españoles e italianos.

Por su parte, el índice Shanghái de China ascendió levemente 0,1% en el cierre de la jornada bursátil.

Dejá tu comentario