Greco: confirman que Economía tenía decidido pagar con bonos

Economía

En el Senado existen ya pruebas suficientes para afirmar que el Ministerio de Economía no sólo sabía de la existencia de todo el proceso de pago a los ex integrantes del Grupo Greco dentro de esa cartera, sino que también pidió al Congreso a través de un proyecto emitir bonos para cancelar la deuda con el grupo. Se desvirtúa así la nueva teoría que se conoció esta semana sobre que Felisa Miceli no pensaba pagar los $ 578 millones a los ex integrantes del grupo mendocino.

Ambito Financiero tiene, desde hace tiempo, las copias del mail que el director de Administración de Deuda Pública le enviara al chaqueño Jorge Capitanich explicándole el destino de los nuevos bonos a emitir y la planilla completa con todos los nombres de los acreedores incluidos en el rubro «Pago a proveedores», donde constan las seis órdenes de pago libradas a favor de los Greco.

Se podría argumentar, aunque con alto grado de responsabilidad por tratarse de un trámite de casi u$s 200 millones, que Miceli firmó un proyecto de ley confiando en la confirmación y el análisis de sus subalternos, pero nunca que Economía hubiera pensado en pagar otros rubros con esos bonos que, escándalo mediante, nunca llegaron a emitirse. Igual responsabilidad le cabe a Roberto Lavagna, cuando durante su paso por Economía se avanzó en la ratificación del proceso de pago a los Greco al no impugnar la homologación de la liquidación judicial cuestionada.

Ante ese escenario conviene recordar con puntillosidad el comienzo de este escándalo en el Congreso. Después que la Cámara de Diputados aprobara el proyecto de ampliación de la emisión de bonos por $ 1.300 millones sin ningún cuestionamiento, dos senadores radicales comenzaron a poner reparos. Básicamente preguntaban a qué se refería un rubro incorporado al anexo del proyecto donde se disponía el pago de $ 587 millones a «proveedores».

Poco después el radical Morales comienza a advertirle a Capitanich, presidente de Presupuesto y Hacienda: «No vamos a acompañar esto hasta que no nos den aclaraciones. Me llegó la información de que estos son honorarios y eso no es proveedores».

Como estaba prevista la visitade Jorge Rigo a la Comisión de Presupuesto del Senado para debatir el Presupuesto 2007, los senadores oficialistas contraofertaron pedirle al funcionario que explicara los contenidos del pago que pretendían autorizar.

Rigo llegó al Senado el martes 5 de diciembre a las 16. En ese encuentro, cuando Morales lo inquirió por el tema, el funcionario aclaró que no estaba al tanto del listado de pagos a realizar con los bonos que el Ministerio de Economía pedía emitir.

Pero prometió pedirle al encargado del área que remitiera la información al Senado. Morales protesta por la falta de información y la reunión se termina allí. Al día siguiente el Senado tenía previsto sesionar. Ese 6 de diciembre el oficialismo hace el intento de aprobar sobre tablas el incremento de autorización para emitir $ 1.300 millones más en bonos, destinados a distintos pagos, como juicios a retirados militares, ex empleados de YPF y el famoso «Pago a proveedores».

La respuesta es la misma, aunque en medio de un griterío entre el kirchnerismo y el radicalismo: «Hasta que no nos expliquen qué se va a pagar, no les votamos los bonos», bramaba Morales en el recinto. De nuevo, el tema se postergaba.

Finalmente el 11 de diciembre Capitanich recibe un mail con la información prometida por Rigo. Jorge Amado, director de Administración de la Deuda Pública, le envía, por pedido de otro funcionario del área, Norberto López Isnardi, «un listado de los beneficiarios de deuda consolidada, y los importes, que será cancelada con la ampliación de la planilla contemplada en la ley bajo análisis...».

  • Detalle

    Junto a ese mail, Capitanich recibió la planilla completa con todas las órdenes de pago y códigos de operación de los créditos que se cancelarían dentro del rubro «Pago a proveedores», incluyendo las seis para cada uno de los integrantes de las familias Greco y Bassil, ex propietarios y herederos del grupo mendocino. Desde ese momento quedó en claro que en el Ministerio de Economía se tenía una idea completa de los pagos que se pensaban realizar con los bonos a emitir, una realidad muy distinta de la que ahora se intenta instalar al afirmar que Economía no tenía en mente utilizar esos bonos para pagar a los Greco.

    Eso no implica que Miceli supieraacabadamente del pago a los ex integrantes del grupo, pero sí que la segunda línea del ministerio estaba muy al tanto del tema. Un proyecto de ley como el que se envió al Congreso para habilitar nuevos bonos por $ 1.300 millones debió haber llegado necesariamente al despacho de Miceli con un rosario de firmas de sus funcionarios.

    Pero hay una anécdota extra, que prueba tanto como la documentación que tiene Ambito Financiero que esos bonos se emitían para cancelar la deuda con los Greco. Con ese mail de Amado en la mano, Capitanich visitó el despacho de Morales: «Perdoname, Gerardo, tenías razón, aquí no hay sólo pago a proveedores», le dijo al radical teniendo como testigos a Angel Rozas y Alejandro Nievas. Ofertó en ese momento eliminar unos $ 598 millones de los Greco de la lista de pagos a realizar y votar el resto, algo que la UCR podría haber aceptado, pero con el cariz que estaba tomando el escándalo y por órdenes de la Casa de Gobierno, Pichetto ordenó cancelar todo intento de aprobación y congelar el proyecto.

    Parte de esta historia ya había sido publicada por Ambito Financiero en los últimos días de diciembre, pero por entonces ningún funcionario del gobierno rechazaba directamente que la autorización pedida al Congreso involucrara a los Greco, como se intenta hacer ahora para desviar la atención, por lo que vale la pena recordar la cronología de los hechos.
  • Dejá tu comentario