Greenspan provocó derrumbe en mercados. Brasil más vulnerable

Economía

El dólar subió a $ 2,90, mientras los bonos posdefault cayeron poco más de 1% y las acciones, 2,58%. El precio del dólar futuro aumentó hasta 6%: valdrá $ 3 a fin de octubre. Se espera que el dólar abra hoy en alza, pero será controlado con pocas dificultades por el Banco Central. Los mercados argentinos quedaron aprisionados entre los pronósticos pesimistas de Alan Greenspan y las declaraciones de Kirchner de que no se mejorará la oferta a los bonistas. «No se sale todavía del default, y hay crisis energética, es demasiado riesgo argentino», explicaron los operadores. México, ante el temor de una suba anticipada de las tasas en EE.UU., vio caer su Bolsa en 2,59% y se devaluó el peso mexicano a mínimoshistóricos. El presidente de la Reserva Federal dijo que el déficit fiscal de EE.UU. pone en peligro la estabilidad de la economía y el pago de jubilaciones. Advirtió que se pueden ir los inversores extranjeros que tienen muy concentrada su cartera en dólares. También previno sobrela caída de los precios de los commodities porque bajará la actividad de China. Las advertencias de Greenspan coincidieron con que en la noche del miércoles el petróleo tocó los 40 dólares por barril. Después cedió, pero en cualquier momento perfora ese precio. En Europa dispararon la alerta porque el precio del crudo pone en peligro la reactivación. Las Bolsas de Europa bajaron hasta casi 3%. También los mercados locales sufrieron el contagio de Brasil, donde el dólar subió a 3 reales, la Bolsa bajó 4,17% y el riesgo-país se elevó 8%. No sólo impactó el temor a la suba de la tasa en EE.UU. sino también el complicado panorama político que enfrenta el presidente Lula Da Silva por las reformas económicas que esperan en el Congreso.

Se acentuó ayer la fuga de inversores del mercado brasileño, en medio de un complicado panorama político interno y del enrarecimiento del contexto financiero mundial. El dólar se operó por encima de los 3 reales (subiendo casi 1,5%), el riesgo-país aumentó más de 8% y la Bolsa paulista se derrumbó más de 4%. Todo esto se precipitó porque confluyeron factores locales, como el revés del gobierno de Lula Da Silva en el Senado por el tema de los bingos y el anuncio de que el Banco Central no renovaría deuda en dólares, y externos, como la suba del petróleo y el retiro de inversores de los mercados latinoamericanos ante el temor del alza de las tasas de interés en EE.UU.

Fue un cóctel difícil de digerirayer por el mercado brasileño, que por momentos prácticamente tembló de la mano de la liquidación de posiciones en reales de inversores extranjeros para comprar dólares. Algo que viene ocurriendo hace varios meses, pero que desde marzo se ha intensificado: en abril se fueron más de u$s 520 millones de los fondos de inversión (8% de lo que ingresó en lo que va del año).

• El índice líder de la Bolsade San Pablo cayó 4,17% (a 19.190 puntos), el nivel más bajo de los últimos seis meses. En lo que va del año ha perdido casi 14 por ciento.

• En el mercado cambiario, la cotización del dólar rompió durante gran parte de la jornada la marca psicológica de 3 reales, pero cerró a 2,997 para la compra y 2,999 para el tipo vendedor, lo que representó una suba de 1,48%. Es el valor más alto desde el 21 de agosto pasado. El dólar no subió más porque aparecieron exportadores liquidando divisas atraídos por el mayor tipo de cambio.

• El riesgo-país subió 8,01%, ubicándose en los 714 puntos básicos, el mayor de los últimos 8 meses. El CBond, el bono de referencia de la deuda pública externa, finalizó con una caída de 1,7%, operado a 90,12% de paridad, mientras el Global 2040 (el bono más operado) terminó en 89,25%, con una pérdida de 3,04%. El riesgo-país es ahora el cuarto mayor en el ranking del JP Morgan con chances de llegar al tercer lugar porque Venezuela se beneficia de la suba del petróleo.

Así respondieron los inversores ante el temor de que el gobierno de
Lula enfrente dificultades en sus proyectos de reforma económica en el Congreso, luego del traspié en el Senado (que dio marcha atrás a la decisión del presidente de prohibir las salas de bingo y tragamonedas por un escándalo de corrupción). Un temor que se potenció ante los crecientes precios del petróleo y el futuro aumento de la tasa en EE.UU.

Dejá tu comentario