Economía

Nielsen dio más indicios sobre la negociación de la deuda y la estrategia para "minimizar daños"

El economista, quien es mencionado como posible miembro del gabinete de Alberto Fernández, afirmó que el objetivo del nuevo Gobierno será una negociación "rápida" con los acreedores privados y el FMI.

El economista Guillermo Nielsen, quien es mencionado como posible miembro del gabinete de Alberto Fernández, afirmó que el objetivo del nuevo Gobierno será una negociación "rápida" con los acreedores privados y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para "minimizar daños" que pueda sufrir el país.

"La determinación de presidente electo (Alberto Fernández) es que empiece un camino de resolución lo antes posible, dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina", dijo el economista en una exposición realizada recientemente en la Universidad de Miami.

“Nunca pensé que volvería a hablar en mi vida de reestructuración de deuda, aseguró, antes de marcar las diferencias que existen con la crisis de deuda de 2002.

“Comparada con la crisis anterior, existen aspectos más fáciles y más difíciles: lo más destacable es que en esta no hay tenedores minoristas. En la otra había medio millón de tenedores de bonos en Italia, 40.000 en Japón, en Alemania, en Austria, en Suiza. Esta será una negociación entre profesionales”, subrayó.

Otro aspecto distinto que marcó es que “en 2002 la deuda en legislación local en pesos era casi inexistente, hoy es el primer camión que se nos viene encima. Vamos a tener vencimientos por u$s 15.000 millones desde ahora a mayo del año próximo”.

“Esto es algo que nunca pasó, no tiene precedentes”, afirmó.

“Cuando en 2002 los analistas de Wall Street no entendían lo que estábamos haciendo, la gente lo entendió. Ojalá tengamos ese don en la etapa que empieza, porque vamos a necesitar confianza, si no hay confianza no hay nada que hacer”, agregó.

El economista dijo que el Gobierno electo está confiado en poder avanzar dado que en el mercado hay matices que no había años atrás, dado que hay "ansiedades distintas y diferentes visiones de la realidad", tanto en los acreedores privados como en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"A todo el mundo le gustaría que esto nunca hubiera ocurrido, para empezar", dijo el eventual funcionario sobre la crisis de la deuda argentina, pero señaló: "Esto se presenta como un problema de liquidez y no de solvencia, por lo menos por cierto tiempo".

Nielsen aclaró que si un problema de liquidez se prolonga en el tiempo puede devenir en un problema de solvencia y señaló que eso lo tiene "claro" el equipo de economistas liderados por él que está asesorando a Fernández.

"Quienes estamos asesorando al presidente electo (Fernández) obviamente estamos tratando de minimizar daños y parte de eso es que esto salga rápidamente. Tampoco hay que exagerar, porque hay que sentarse a hablar con mucha gente", dijo el economista.

El propio Nielsen compartió el video de su ponencia en la Universidad de Miami este viernes con un mensaje en la red social Twitter.

Nielsen Miami

El economista dijo que "hay un diálogo muy peculiar" con el Fondo Monetario internacional que hay que tener, para la revisión del acuerdo crediticio Stand By por 56.300 millones de dólares que firmó la gestión de Mauricio Macri en junio del año pasado.

"En fin, esto no es 'dos más dos son cuatro'. Esto es una cosa de cierta complejidad que requiere cierto tiempo. La determinación de presidente electo es que empiece un camino de resolución lo antes posible, dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina", dijo.

Sostuvo que hay un "tema central" en las dificultades porque no es que la Argentina tiene en este momento un nivel de reservas tal que pueda encarar todo esto.

"Acá hay una situación en la que hay pocas reservas, un déficit muy grande. El gobierno saliente deja en la tubería del gasto una expansión en pesos que es realmente significativa, que va a haber que manejar con mucha muñeca", dijo.

Evitó además pronunciarse sobre los rumores que lo colocan al frente de la cartera económica después del 10 de diciembre. "Todo el mundo se sentiría fantástico si supiéramos quién será el ministro de Economía, pero yo no soy el indicado para decirlo, habría que preguntarle a Alberto Fernández", sugirió.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario