Inflación: Argentina es uno de los más vulnerables a la devaluación

Economía

Dado el comportamiento de las monedas emergentes y los niveles de "pass through" hay inquietud por la dinámica inflacionaria. En el caso criollo, le aconsejan más cautela al BCRA este año.

La inflación se volvió, hace rato, un tema de preocupación global. En los mercados debaten, cotidianamente, cómo moverán sus fichas los principales bancos centrales del mundo en tránsito hacia la normalidad. De ahí que en el último tiempo los analistas se han enfocado en revaluar, por ejemplo, cómo impacta el boom de los precios de las commodities y los tipos de cambio en la tasa de inflación, sobre todo, en el club de mercados emergentes, para así estimar las posibles reacciones de la banca central.

Vale señalar que, todavía Argentina es tomada como miembro del club emergente, más allá de su estatus de standalone, para estos análisis macro. Y según el último estudio del influyente Institute of International Finance (IIF), sobre el pass through en los emergentes, tiene razón de preocuparse el Gobierno de Fernández ya que Argentina es uno de los países que ostenta un mayor traspaso a precios de una devaluación. ¿ Por qué el tema del pass through ha recobrado protagonismo? Debido a que las monedas de los emergentes y fronterizos han experimentado una volatilidad considerable durante y después de la crisis sanitaria del coronavirus en 2020.

Los economistas Elina Ribakova, Benjamin Hilgenstock, y Jonathan Fortun actualizaron las estimaciones del IIF del pass through en mercados emergentes y fronterizos para ver la dinámica de la inflación a largo plazo. En sus conclusiones sostienen que el pass through promedio para los primeros seis meses de una depreciación del 1% en los emergentes es inferior a 0,1 (puntos en el IPC por cada 1% de depreciación del tipo de cambio). Ha caído marginalmente ya que entre 2000 y 2010 era de 0,08 y pasó a 0,06 entre 2011-21.

Mientras que en el caso de los fronterizos aumentó sustancialmente y está más cerca de 0,3, pero los resultados son muy variados según los países. Entre 2000 y 2010 el indicador era de 0,13 y entre 2011 y 2021 pasó a 0,29. Además, las estimaciones del IIF muestran que en emergentes el pass through se estabiliza en el nivel estimado en 3 a 4 meses, mientras que en los fronterizos continúa aumentando durante más tiempo antes de estabilizarse en 5 a 8 meses y luego disminuye a ligeramente por encima de 0,2 después de 12 meses.

El estudio destaca que el pass through es todavía muy elevado en Argentina, Rusia, Turquía y Ucrania. Y pronostican que en 2021 una tasa de pass through más alta y un tipo de cambio débil mantendrá a los bancos centrales cautelosos. De modo que, si bien es un tema muy estudiado en Argentina, aunque a veces soslayado a la hora del diseño de la política económica, esto confirma la inquietud del BCRA por evitar un salto discreto en el tipo de cambio oficial, pese al nivel de la brecha. Esto retroalimenta el debate sobre cuánta vida tiene un retraso cambiario en las actuales circunstancias. Pero lo cierto es que el menor ritmo de devaluación solo apunta a desacelerar la tasa de inflación mensual en año electoral. Y a la vez brinda una somera idea de lo que puede venir más adelante en materia inflacionaria.

Para el estudio tomaron 20 emergentes y 15 fronterizos. Al ver los resultados, los expertos consideran que las grandes diferencias entre las experiencias de los países individuales se deban, probablemente, a las diferencias en la credibilidad del banco central, el nivel de Importaciones/PIB, la participación de los precios administrados y las posturas de la política monetaria.

“Algunos de los cambios también son de naturaleza mecánica, por ejemplo, en los casos de Rusia y Ucrania, donde se produjeron importantes ajustes únicos del tipo de cambio durante el período de análisis y donde los regímenes cambiarios también cambiaron considerablemente”, agregan ya que excluyendo el ajuste puntual en 2014-15, el pass through ha caído en Rusia, según el banco central ruso.

Explican además que “un gran ajuste único también juega un papel importante para los coeficientes de transferencia para Egipto. En lo que respecta a otras economías importantes de CEEMEA (Europa Central y del Este, Oriente Medio y África), la tasa de pass through ha caído en Sudáfrica, mientras que ha aumentado notablemente en Turquía, donde creemos que la incertidumbre con respecto a los objetivos de política monetaria y la toma de decisiones juega un papel clave”.

En cuanto a los resultados para América Latina, reconocen que son sensibles al período de tiempo elegido, donde “la mayor credibilidad del banco central probablemente condujo a una notable reducción de los coeficientes pasados, particularmente en Brasil y Perú. Estudios más recientes para México también apuntan a una reducción en la tasa de pass through.

Con relación al caso argentino, señalan que “es probable que la incertidumbre sobre la dirección de la política monetaria esté detrás del aumento que muchos estudios han encontrado. El país también es un ejemplo importante del papel que juegan los tipos de cambio paralelos en la dinámica de la inflación”. Mientras que los países de la ASEAN (Sudeste asiático) se han destacado históricamente con coeficientes de traspaso inferiores a 0,10, resultado que también encontraron en el estudio.

Para el período 2011-21, encontraron que no solo el traspaso del tipo de cambio a la inflación en los emergentes es bajo y estable en alrededor de 0.04-0.06 después de los primeros dos meses, sino que en 15 de los 20 mercados de la muestra permanecen por debajo de 0.15 para la totalidad del período de análisis con el impacto máximo después de 7-8 meses. En cuanto a los resultados de los 15 fronterizos muestran una imagen bastante diferente, comenzando con una mediana general más alta (alrededor de 0,3) que alcanza su pico más tarde, en los meses 5-8.

Además, las experiencias de los fronterizos varían considerablemente, con un tasa de pass through cercana a los niveles de los emergentes en Croacia, Perú y Rumania, pero mucho más alto en países como República Dominicana, Honduras, Kenia, Vietnam y Zambia. “Un mayor traspaso en los fronterizos no es sorprendente, ya que muchos han adoptado recientemente metas de inflación y los bancos centrales aún están ganando credibilidad. El hecho de que, a pesar de estas mejoras, el pass through sea más alto en 2011-21 en comparación con 2000-10 es probablemente el resultado de la creciente liberalización de los regímenes cambiarios en partes del universo fronterizo”, explican los economistas que recomiendan que los análisis futuros incorporen estimaciones de tipos de cambio paralelos ya que pueden arrojar más luz.

“Dada la dinámica muy diferente de las monedas emergentes desde principios de año, es una cuestión crítica en lo que respecta a los pronósticos de inflación. Una alta tasa de pass through, junto con los grandes movimientos de divisas, debería mantener a los bancos centrales de Ucrania, Argentina, Turquía y Rusia más cautelosos en 2021”, sentencian.

Dejá tu comentario