Cuidado: "precios cuidados" ahora "mayoristas"

Economía

Cuidar los precios no debe desviar la atención sobre los factores inflacionarios no tomados en consideración como políticas fiscales y monetarias, presión tributaria, y movimientos del tipo de cambio en cuanto a la importación, entre otros.

CAUTION o CUIDADO son señales internacionales de prevención y seguridad. Lo vemos en nuestras ciudades o en las rutas. CUIDADO PISO MOJADO, CUIDADO DESVÍO A 500 METROS, CUIDADO CON EL PERRO, CUIDADO NO MANIPULAR, entre otras. Señales de prevención y seguridad para un fin único. Sin embargo, en materia de inflación los precios tienen multiplicidad de caminos y rutas para llegar a su incremento cuando las reglas de la economía no encuentran el fundamento de los desvíos.

El programa de “Precios Cuidados Mayoristas” que incorpora el gobierno a través de acuerdo entre la Secretaria de Comercio Interior del Ministerio de Producción de la Nación y el sector privado cuenta con 59 productos que estarán disponibles en 200 puntos de venta en todo el país.

Dentro de la estructura de comercialización el minorista (autoservicio, almacén, kiosco, etc) se abastece en el canal mayorista (canal que vende por volumen al minorista). Durante el último año los precios mayoristas estuvieron por encima de los minoristas.

Dentro de las categorías de productos incorporados para este programa se encuentran aquellos que en el canal minorista habían sufrido fuertes aumentos en el acumulado de enero a diciembre de 2019. Alimentos 56%, Bebidas 42,1%, Cuidado Personal 62,2%, Limpieza 56,1%, Bebés 67,7% de acuerdo a Focus Market-Scanntech.

Hacia fines de diciembre de 2019 el programa de “Quita de IVA” sobre 13 productos de la canasta básica llegó a su fin y la gestión de Alberto Fernández decidió no renovarlo. El canal mayorista derivó el impuesto al valor agregado durante el mes de enero generando fuerte impacto en la formación de precios del canal minorista.

De acuerdo a un relevamiento elaborado por Focus Market vía Scanntech en 915 puntos de venta de todo el país en el top 10 de categorías de productos que más aumentaron en el período de enero 2020 vs. diciembre 2019 (precio porcentual promedio ponderado de las 10 marcas consumidas por los argentinos para cada categoría) se encuentran aquellos productos que sufrieron la quita del IVA. Yogurt 18,8%, Azúcar 18,4%, Yerba Mate 17,7%, Conservas 15,3%, Leche 14,6%, Crema de Leche 11,5%, Pan de Molde 10,6%, Aceite 10,6%, Puré de Tomates 10,6%, Pastas Secas 9,5%, Huevos 9,4%, Arroz 9,1% y Pan Rallado 8,1%.

La inflación de enero 2020 de acuerdo al INDEC en la categoría Alimentos y Bebidas del 4,7% fue más que el doble de la inflación promedio de 2,3%. Por su parte, en este rubro sensible de la economía la inflación interanual fue de 58,8% el segundo con más suba después del rubro Salud con 63,9 % interanual.

El programa Precios Cuidados implica precios de referencia en categorías de consumo masivo bien específicas y básicas. La inflación es la suba generalizada del precio de los bienes y servicios. El programa precios cuidados cuida algunos productos mientras el Gobierno congela servicios. Por fuera del precio cuidado ejerce su influencia el mercado y los agentes económicos racionales. Lo que se contiene hoy desborda mañana. Por su parte, en servicios lo que se congela hoy siembra las condiciones para cosechar inflación mañana.

El “Cuidado de precios” implica distorsiones que salen a la luz cuando se levanta el “Cuidado”. La tendencia de la demanda no es siempre constante y la oferta regula el nivel de precios que el Estado quiere preservar sustituyendo a las fuerzas del mercado. Solo una política fiscal y monetaria coherente y solvente puede disminuir las expectativas futuras sobre la evolución de precios.

Al cuidarse los precios el mercado no puede detectar si una categoría crece en participación de mercado por virtud de su oferta o por el “Cuidado de su precio”. Generalmente no puede mentirse la empresa y la segunda opción le gana a la primera generando distorsiones en la formación del capital y la inversión. La demanda se dirige hacia estos productos con bajo nivel de rentabilidad para esa porción de la oferta que no tiene incentivos para producir más de ese bien. El resto de los oferentes pierde mercado frente a un nivel de precios bajo que tiende a bajar el precio de toda la categoría reduciendo la rentabilidad de todo el espectro empresario dedicado a ese producto. El Estado busca justamente eso. La empresa se encuentra en el polo opuesto y como es quien decide qué nivel de producción efectuar y las inversiones a realizar decide posponer esas decisiones hasta que tenga libertad de fijar precios en términos de mercados en competencia.

Es decir, cuidar los precios no debe desviar la atención sobre los factores inflacionarios no tomados en consideración como políticas fiscales y monetarias, presión tributaria, movimientos del tipo de cambio en cuanto a la importación, exportación en relación a la oferta local de bienes, salarios, evolución de costos, productividad, restricciones competitivas por escalas, entre otras causas. Argentina no puede caer en la tentación que por “Cuidar precios” no deberá tomar decisiones en algunos o en forma simultánea de estos ítems señalados.

El problema de la inflación no está ahí. En definitiva corregir tarifas en segundo semestre será volver a equilibrar los precios relativos de la economía. Hoy la preocupación está dada por el nivel de asistencia del Banco Central al Tesoro ante la imposibilidad de Argentina de poder endeudarse en los mercados voluntarios de deuda. Si el congelamiento de tarifas de servicios y precios cuidados viene acompañado de un plan económico, fiscal y monetario sólido las expectativas pueden converger hacia una inflación a la baja. El Estado sin embargo es cauto desde lo fiscal pero con ajuste del sector privado o por ejemplo no pagando el AF20 para evitar mayor emisión monetaria.

Sacar el cartel de señal de “CUIDADO” y poner el cartel de “ESTAMOS TRABAJANDO PARA BAJAR LA INFLACIÓN EN FORMA CONSISTENTE” es lo que expresa Hacienda desde lo discursivo. Por ahora es solo una señal pero falta el plan de ruta, la distancia, velocidad y decisiones de comando del auto para lograrlo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario