13 de diciembre 2022 - 10:17

La inflación de Alemania se desaceleró, aunque sigue cerca de su máximo

La inflación de Alemania se moderó en noviembre y alcanzó el 10% anual, lo que supuso una desaceleración respecto de los meses anteriores, en particular contra el mes anterior, cuando había tocado el 10,4%.

Alemaniainflacion.jpg

La inflación de Alemania se moderó en noviembre y alcanzó el 10% anual, lo que supuso una desaceleración respecto de los meses anteriores, en particular contra el mes anterior, cuando había tocado el 10,4%.

Así se desprende de los datos de la oficina de estadística federal Destatis, desde donde reconocen que, "a pesar de una ligera disminución en los precios de la energía, la tasa de inflación se mantiene en un nivel alto".

El Gobierno alemán ha implementado durante este año varios paquetes de ayuda para reducir el impacto de los precios en el costo de vida. Entre las medidas del tercer paquete de alivio se encuentra la reducción del 19% al 7% del impuesto a las ventas para suministros de gas y calefacción urbana, que está en vigor desde octubre. Sin embargo, el tope de precios de la electricidad y la calefacción urbana anunciado recientemente por el Gobierno entrará en vigencia el año que viene.

Esto tuvo un efecto amortiguador en los aumentos de precios de los productos energéticos, asegura Destatis. No obstante, los precios energéticos en noviembre estuvieron un 38,7% por encima del nivel del mismo mes del año anterior, aunque en comparación con octubre el aumento de precios se debilitó algo, bajando desde el 43%.

El Gobierno alemán usará unos 200.000 millones de euros creado para contrarrestar el impacto de la invasión rusa de Ucrania y los impuestos sobre las ganancias inesperadas, Alemania limitará los precios para los hogares privados y las pequeñas empresas hasta fines de abril de 2024, mostró el borrador.

El límite cubrirá el 80% del consumo de gas del año anterior de los hogares privados y las pequeñas empresas a 12 céntimos de euro por kilovatio hora, dijo.

Mientras, la energía doméstica siguió aumentando de forma especialmente acusada, un 53,2%. El precio del gas natural se duplicó con creces, un 112,2%, y el precio de la calefacción urbana subió un 36,6%. Además, los consumidores no solo tuvieron que pagar significativamente más por la energía doméstica, sino también por el combustible, que se encareció un 14,6%.

Por su parte, el precio de los alimentos aumentó un 21,1% en noviembre en comparación con el mismo mes del año pasado, por lo que la subida aquí fue más del doble que la inflación general.

"Estamos observando cada vez más aumentos de precios para muchos otros bienes además de la energía. El aumento continuo de los precios de los alimentos es particularmente notable para los hogares", señala el presidente de Destatis, Georg Thiel.

En cuanto a la inflación subyacente, se situó en noviembre en el 5%. Excluyendo del cálculo únicamente los precios de la energía, la inflación Alemania fue del 6,6%.

De cara al futuro, "la limitación del precio de la energía, que entrará en vigor en enero, con carácter retroactivo y cuya ratificación legal está prevista para marzo, debería contener la inflación energética el año que viene, aunque por el momento no está claro cómo se reflejará en el IPC", comentan los analistas de Pantheon Macroeconomics.

Respecto a la inflación subyacente, creen que se recuperará en diciembre y seguirá siendo elevado en relación con el IPC nacional en los próximos meses. "La buena noticia es que las encuestas de precios se están recuperando, lo que indica que las presiones inflacionistas deberían remitir con el tiempo", añaden.

Sin embargo, los hogares alemanes se vuelven "menos pesimistas" sobre las perspectivas de la inflación. Además, pronostican una moderación en las presiones de los precios durante el próximo año, dijo el viernes el Bundesbank, citando una encuesta mensual de expectativas de los consumidores.

Dejá tu comentario

Te puede interesar