Bueno: señalan que la inversión creció 6,6% durante septiembre

Economía

En esa medición la variación interanual fue nula y por primera vez no se dio un descenso después de 28 meses. Analistas destacan que el indicador se ubicará entre los niveles más bajos de los últimos años.

Como muchos otros indicadores de la economía, la inversión parece continuar por el sendero de la recuperación luego del desplome sufrido en abril. Así, al menos, lo refleja el informe del Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala. Su Indicador Mensual de la Inversión (IMI) presentó en septiembre un crecimiento de 6,6% en relación con agosto y registró una variación nula anual: es, se afirmó, la primera vez que no se da un descenso en términos interanuales después de 28 meses. Pese a ese rebote, en el tercer trimestre del año el índice presentó una caída de 11,3%.

Según el informe de ITE, la Construcción tuvo un descenso de -3,9% anual, mejorando el nivel de agosto. “Este sector se ve impulsado por la obra privada residencial (reparaciones y construcciones menores) y comenzó un leve impulso de la obra pública”, señaló.

Por su parte, el Equipo Durable de Producción (EDP), presentó un aumento de 5,9%. “La inversión en Equipo Durable de Producción Nacional (EDPN) exhibió un incremento de 1,7% anual, siendo el primero después de 18 meses consecutivos de caídas y ubicándose por encima de los niveles prepandemia”, remarcó el estudio, que concluyó: “Por su parte, el Equipo Durable de Producción Importado (EDPI) tuvo un alza de 9,4% anual, rompiendo la racha negativa de 28 meses consecutivos de recesión”.

Miradas

Más allá del repunte que exhibió el indicador del ITE, analistas destacaron que la inversión este año se ubicará entre los niveles más bajos de los últimos tiempos. “Nosotros esperamos que este año la inversión termine en 14% como porcentaje del PBI, es el nivel más bajo de al menos los últimos 16 años”, sostuvo a Ámbito Julia Segoviano, economista de la consultora LCG, quien agregó: “Aunque recupere, en el margen, los últimos meses, a fin de año va a rondar en eso, y es el tercer año consecutivo que cae como porcentaje del PBI, ubicándose en niveles mínimos. Habrá que esperar al año que viene, para ver si existen medidas consistentes en el tiempo y que realmente repunten a la inversión, porque va a ser fundamental para empezar a crecer”.

“Lo que se ve en construcción es que hay mucha heterogeneidad en función de lo que está habilitado en cada región del país en los últimos meses y a medida que fue abriendo la construcción, eso se notó. La demanda de acero, hormigón, materiales para la construcción en corralones, lo que demuestra es que primero la construcción estuvo abocada básicamente a la refacción y mantenimiento de viviendas. Ahora también se observa, según los materiales demandados, un repunte a partir de la obra pública que está activando en todo el país después de un par de años de mucho ajuste en la obra pública y del cierre de muchas de las obras en curso por la cuarentena. Está claro que es uno de los pilares de un repunte todavía muy incipiente de la inversión a nivel país”, analizó por su parte Martín Kalos, director de EPyCA Consultores. Y remarcó: “Por otro lado, obviamente son sectores muy puntuales que han hecho algunas inversiones para acomodarse a los nuevos canales de distribución y de producción que son necesarios a partir de la pandemia. En algunos casos estamos hablando de inversiones casi hormiga y en otros casos, de las pocas grandes empresas que emergieron ganadoras de la crisis que estamos atravesando”.

Nicolás Zeolla, economista de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), señaló por su parte: “Continúa el recorte en la caída de los indicadores de actividad, con números algo mejores a lo esperado inicialmente. En cuanto a la inversión, sí se observa un impulso a la actividad de la construcción, aunque los indicadores de inversión en maquinarias y equipos aún permanecen en terreno negativo. Muestra de ello son los datos de comercio exterior de bienes de capital a septiembre con caídas de entre 1,5% y el 30%. Esto es lo esperable en un contexto de capacidad ociosa producto de la recesión. Sin embargo, sí se observa un efecto puntual en electrónica y equipos de transporte industrial, producto de alguna capitalización a dólar oficial en combinación con financiamiento barato”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario