4 de febrero 2004 - 00:00

Kirchner: "Los que compraron bonos fueron al casino y apostaron al riesgo"

Una vez más, el presidente Néstor Kirchner salió a castigar a los acreedores. Los acusó de asumir riesgos desmedidos en el país durante los '90 y no mostró preocupación ante la posibilidad de que se estiren las negociaciones más de lo aconsejable: «Con o sin acuerdo, igual vamos a crecer», aseguró. Durante una exposición de 22 minutos al presentar el boleto social, el primer mandatario defendió la imposibilidad de cumplir con los deseos de los bonistas, ya que -explicó- «sería necesario un superávit fiscal de 10%», lo que llevaría la tasa de desempleó «a 40%». Sigue sin reconocer Kirchner que tarde o temprano deberán acercar las posiciones con los acreedores. Y por ahora no asume las consecuencias que sobrevendrían en caso de trabarse el acuerdo con el FMI si no se registran avances en la reestructuración de la deuda.

Kirchner: Los que compraron bonos fueron al casino y apostaron al riesgo
«Con o sin acuerdo, el país va a crecer».Así salió ayer a contestar Néstor Kirchner a la presión de los Estados Unidos para que el gobierno acelere la renegociación de la deuda.

El Presidente volvió a defender la necesidad de avanzar en una quita nominal de 75%: «Nosotros podemos pagar hasta acá. Más, no podemos. Nadie nos va a decir que faltamos a la palabra».

Kirchner se refirió duramente a los acreedores que piden una mejora de la oferta argentina, al considerar que se trata de una postura «inviable, imposible y absolutamente irracional».Además, aseguró que los bonos comprados durante los '90 fueron una apuesta « similar al casino».

•Escenario

El Presidente efectuó estas declaraciones durante la presentación del boleto social, que beneficiará con descuentos sustanciales para viajar en subte y tren a unas 800.000 personas. Habló durante 22 minutos (una de sus presentaciones más extensas) y utilizó su habitual estilo encendido cuando sale de gira para anunciar obras, pero esta vez eligió el Salón Blanco de la Casa Rosada.

Su mensaje se centralizó en atacar a los acreedores que insisten en conseguir una quita menor de la deuda, debido al riesgo desmedido que asumieron al invertir en bonos que «rendían en un año lo que otros inversores tardaban treinta en conseguir». No hubo alusiones directas, sin embargo, a los pedidos del Tesoro estadounidense para que se aceleren las negociaciones.

Estos fueron los principales pasajes de la exposición que dio Kirchner ayer por la tarde:

• La propuesta inicial presentada a los acreedores en setiembre en Dubai pasado no es voluntarista, ni caprichosa, sino una decisión analizada, racional. El país no pierde prestigio por decir la verdad.

• Perder prestigio es pagar esas tasas de interés o acordar el megacanje, tener desocupados y altos niveles de corrupción».

• Si firmáramos un compromiso -que además no podríamos pagar-de lo que nos piden, con una quita de 40% o 50%, la Argentina tendría que llevar el superávit fiscal primario a 9 o 10 por ciento
, lo que significa una explosión social, elevando la desocupación a 40%.

• Los bonistas no son inocentes, Cuando se compran bonos de un país, que pagan 20 o 30% de interés anual, mientras la tasa internacional es de 1,22%, se sabe que se está arriesgando. Es como ir al casino.

• Los acreedores que vinieron a la Argentina apostaron al riesgo, y era ilógico que las espaldas de los argentinos pudieran pagar semejantes tasas de interés.

• Aunque los indicadores económicos sean positivos, la Argentina aún está dentro del infierno, tratando de salir de una situación tremendamente difícil.


• La Argentina va a crecer, tengan fe los argentinos; con acuerdos o sin ellos, porque hoy nos estamos moviendo con recursos propios y el país está empezando a crecer.

• Veo que escriben y dicen que los argentinos nos estamos desprestigiando en el exterior y recomiendan que tenemos que salir y pagar a los tenedores de bonos mucho más de lo que dice el gobierno. Si creen que hay otro camino que me lo digan pero que no sea por la vía del hambre y de la exclusión de los argentinos.

• Definitivamente, los empresarios se tienen que sentir parte de la Argentina, es hora de que asuman que tienen que ser parte juntamente con los trabajadores y con todas las estructuras sociales de un modelo nacional que nos lleve a reflotar la patria.

Dejá tu comentario

Te puede interesar