21 de mayo 2003 - 00:00

La reforma previsional será la primera batalla

La reforma previsional será la primera batalla
El futuro ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Carlos Tomada, además de enfrentar el desafío de combatir el alarmante nivel de desocupación tendrá que encarar una de las reformas más sensibles políticamente, la del sistema previsional.

Para ello se descuenta que confirmará en su cargo al actual secretario de Seguridad Social, Alfredo Conte-Grand, un técnico que junto a los funcionarios Walter Arrighi, director de Políticas de la Seguridad Social, y Elsa Rodríguez Romero, asesora de Gabinete, pergeñaron un proyecto de reforma que ya se ganó el cuestionamiento de las AFJP. De esta forma, Tomada podrá abocarse, en lo que se perfila como un año muy politizado, en otros temas dejando en manos de Conte-Grand la negociación de la reforma de las jubilaciones.

• Puestos clave

Si el flamante ministro designado mantiene la estructura organizativa actual de la cartera laboral deberá definir seis puestos clave además del de secretario de Seguridad Social. Se trata de la Secretaría de Trabajo, la de Empleo, la Superintendencia de AFJP, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS).

La agenda de temas candentesde la cartera laboral se concentra en:

.
el debate de la reforma previsional;

. la renovación del régimen de doble indemnización;

. la incorporación de los $ 200 al salario;

. la negociación de los convenios colectivos, y

.
el destino de los planes Jefas y Jefes de Hogar.

En relación con la reforma previsional, los pilares del proyecto elaborado por la actual gestión modificó varios aspectos del sistema vigente. Por un lado, desaparece la opción entre jubilación privada o estatal. Ahora todos los trabajadores pasarían a aportar al régimen de reparto y a capitalización.

• Seguros

Harán un aporte de 11% del salario, del cual 3% irá a cubrir el costo del seguro de vida e invalidez y el resto a la cuenta individual del afiliado. Aquí hay dos cambios importantes. El primero es que el seguro que hoy contratan las AFJP a aseguradoras especializadas pasaría a ser administrado por el Estado. El otro cambio es que la cuenta individual de capitalización podrá administrarla cualquier entidad sin fines de lucro además de las AFJP.

Por lo tanto, todos los trabajadores cobrarán un beneficio proporcional a su salario que pagará el Estado más lo que hayan ahorrado en su cuenta individual.

La financiación del nuevo sistema implica un aumento de los aportes patronales a su nivel anterior de 16%, cuya mitad irá a financiar las actuales jubilaciones estatales y la otra mitad las futuras.

• Prórroga

Respecto del régimen de doble indemnización que vence en junio, las próximas autoridades tendrían la idea de renovar el mecanismo -así se lo habrían manifestado a la ministra Camaño-porque consideran que ha sido útil para atemperar la ola de despidos en el sector privado. Esto es para los trabajadores bajo relación de dependencia contratados antes del 31 de diciembre del año pasado. En caso de ser despedidos reciben el doble de la indemnización. Pero para el sector empresario, este beneficio conspira contra las posibilidades de contratar nuevos empleados.

El futuro ministro también deberá resolver si los 200 pesos otorgados a los trabajadores con carácter de no remunerativo serán incorporados al salario de forma tal que sean pasibles del pago de aportes y contribuciones. Todo indicaría que se inclinarían a categorizar como remunerativo el pago de los 200 pesos mensuales.

Tomada
, que se alterna con su socia Noemí Rial, actual viceministra de Trabajo, en el desempeño de la función pública -para no descuidar la atención de su estudio de abogadoses partidario de abrir la negociación de los convenios colectivos de trabajo por rama y empresa para discutir no sólo el nivel salarial, sino también las condiciones de inversión física y de capital humano, y su vínculo con la productividad. En tal sentido, los fuertes vínculos de Tomada con el sector sindical abren una serie de expectativas en cuanto a la apertura del proceso de paritarias.

Dejá tu comentario

Te puede interesar