"Las alzas en los mercados ya están llegando a su fin"

Economía

«Las alzas en los mercados financieros mundiales están llegando a su fin. Es hora de tomar las ganancias conseguidas», dijo Francesco Magistra, especialista en comercio y finanzas con experiencia en mercados emergentes, ex director Swiss Bank Corporation/UBS. Y añadió que ya existen indicios que anuncian la llegada de una fase de debilitamiento económico mundial. Las siguientes fueron las principales declaraciones del economista a este diario:

Periodista: ¿Cómo ve las acciones en EE.UU, y qué sectores cree que tendrán mejores rendimientos en el futuro?

Francesco Magistra: El mercado sigue saturado de mucha liquidez que está empujando hacia arriba los precios. Sin embargo, se está viendo una mayor volatilidad. En épocas de mercados alcistas, los inversores pasan por encima las malas noticias y consideran únicamente las buenas. Actualmente, siento que sucede exactamente lo contrario. El mercado está buscando pretextos para vender acciones. En poco tiempo, la Bolsa de EE.UU. tomará las características que tiene actualmente la de Japón -un aumento significativo de las fluctuaciones diarias que señala el final de una tendencia alcista y el comienzo de una corrección-. Puede resolverse en una baja cíclica (típicamente de 10%) o en algo más serio. En esta óptica, vale la pena tomar ganancias en los sectores que más se han apreciado en las últimas semanas: grupos industriales, tecnología, materias primas, y pasarse a aquellos que en toda baja logran mantenerse. Estos típicamente pertenecen a los sectores que más han sufrido en la fase precedente. Yo estoy recomendando el sector farmacéutico americano, con títulos de primerísima calidad como Pfizer, Merck y Eli Lilly, que en los últimos años han perdido entre 35% y 65% y parecen finalmente haber tocado fondo.

P.: ¿Qué opina de las palabras de Ben Bernanke ante el Congreso de EE.UU. y qué espera como próximas medidas de la Fed?

F.M.: Más que las palabras de Bernanke, que no tiene otra opción que demostrar continuidad y la misma línea que tuvo su predecesor, estoy siguiendo de cerca la evolución de los precios en EE.UU. Es un hecho que existe una presión inflacionaria significativa. La Fed no puede hacer otra cosa que seguir subiendo las tasas y el mercado está descontando dos incrementos más hasta junio. Es necesario un dólar más estable y un enfriamiento del mercado inmobiliario para parar la inflación. Por el momento, las acciones no se han dejado impresionar por el alza de las tasas, sin embargo, el mercado de bonos muestra ya una estructura que anticipa una fase de debilitamiento económico o recesión.

P.: Y el dólar?

F.M.: En los años recientes, los bienes reales se han apreciado en una forma inusual, empezando por el oro y los metales preciosos, pero también los commodities, los inmuebles, los campos, las acciones y los bonos. Todos los valores han subido en dólares. Sería más correcto decir que nada ha subido y que el dólar se ha desvalorizado. Este es el mensaje que tenemos que entender y es algo que afecta a las monedas en general y al dólar en particular. El aumento constante e incontrolado del gasto público en todos los países está ocasionando una ola de desconfianza hacia el sistema monetario. Hoy existe la percepción que hay que protegerse y que el refugio está en los bienes reales, lejos de las monedas. Por la política agresiva de expansión monetariaque ha seguido la Fed durante la gestión de Alan
Greenspan el dólar es hoy una moneda de alto riesgo.

P.: ¿Cómo puede defenderse de esto un inversor?

F.M.: El euro es una buena alternativa, pero es probable que el oro (en su calidad de bien refugio por excelencia) sea mucho mejor.

P.: Y con respecto al petróleo, ¿qué espera que suceda con su cotización?

F.M.: El asunto es muy político. El mercado es dominado por la OPEP y, en particular, por su mayor productor, Arabia Saudita, que tiene un costo de producción de 1,50 dólar por barril y, por lo tanto, se puede permitir lo que quiera. Si la crisis de Irán llegara a solucionarse, creo que se asistirá a una corrección técnica en el precio del crudo, hasta 50 dólares el barril. A largo plazo, el constante aumento de la demanda de parte de China seguirá llevando el precio hacia arriba.

P.: ¿Recomendaría alguna inversión en la Argentina?

F.M.: América latina esta teniendo una fase económica muy favorable que estoy convencido se extenderá por muchos años más, sustentada por la demanda de China y la consecuente fuerza en los valores de los commodities. Si bien esto favorece a la Argentina, su situación macroeconómica me gusta menos. La reestructuración de la deuda la ha dejado en niveles altos y sigue siendo un país relativamente frágil.

Entrevista de Martín Lalín

Dejá tu comentario