Llegó la primera baja para el otoño

Economía

Llegó el otoño en el Hemisferio Norte. Y sin dudas que con lo visto ayer en el mercado financiero se notó. Dicho esto no hace falta ser adivino para darse cuenta de que el mercado bursátil tuvo un mal día (si malos son los días en que priman las bajas).

La pregunta es entonces: ¿por qué? Sin que sea una " regla", desde hace tiempo se viene observando que las ruedas posteriores a las reuniones del Comité Abierto de la Reserva Federal son bajistas (y no es porque la Fed se lance un "martes siete"). Achacar entonces el malhumor de los inversores -como hizo la mayoría de los analistas-a un dato "exotérico" como es el Indice de Condiciones de Negocios de la Reserva de Filadelfia es innecesario y hasta exagerado (incluso la baja podría ser "un ajuste" dentro de los niveles récord en que se mueven el Dow y el NASDAQ).

  • Catalizador

    Es cierto que la economía parece estar desacelerándose y hasta contrayéndose. Pero cuesta pensar que haya tantos desprevenidos que recién se enteraron ayer. Esto no quiere decir que el dato fuera intrascendente, sino que sólo fue un catalizador en un mercado que ve muy lejos algún futuro venturoso.

    Así y en voz baja, quienes juegan en el mercado de bonos vienen apostando a que dentro de seis meses podríamos tener, no una suba sino un recorte de tasas (las posiciones "largas" en bonos están en niveles históricamente máximos). Esto explica -al menos en parte- por qué la tasa de los treasuries a 10 años cayó ayer a 4,644%, el valor más bajo en seis meses, notablemente inferior a lo que se cobra por los préstamos de 24 horas. Claro que otros hechos como la suba del petróleo a u$s 61,59 por barril, y los problemas legales en Hewlett-Packard también contribuyeron a que el Dow cerrara en 11.533,23 puntos tras perder 0,69% (nada grave, pero la mayor baja en un mes y medio).

    Tal vez no sea un tema popular, pero no dejan de inquietar las noticias sobre la implosión del Amaranth Advisors.
  • Dejá tu comentario