Mandó decir Bielsa que China inicia intercambio comercial

Economía

El canciller Rafael Bielsa está en China para continuar las complicadas negociaciones que la Argentina mantiene con ese Estado asiático. Se sabe que las promesas de inversiones que se hicieron en su momento, y que tanto buscó promocionar el gobierno, están suspendidas por tiempo indeterminado. Por eso, lo único que queda es tratar de que China cumpla con sus compromisos de apertura comercial. Un ministro de ese país -el de Comercio, Bo Xilai- le habría asegurado que se permitiría importar productos como carnes, jugos, manzanas y peras por unos u$s 4.000 millones en cinco años. Es una manera de escapar al simple envío de soja. Protestó, sin embargo, por los dos decretos del gobierno argentino para frenar la importación de productos chinos, como textiles, calzados y juguetes. Quedó en el aire la amenaza de que, si se insiste con estas ideas, todos los acuerdos, inclusive los de más exportaciones, pueden complicarse.

China abriría su mercado a varios productos agroalimentarios argentinos como carnes termoprocesadas, cítricos, manzanas y peras antes de fin de año. Es un gesto de buena voluntad para que progresen los acuerdos que en noviembre pasado firmaron en Buenos Aires Néstor Kirchner y el presidente del país asiático, Hu Jintao. Si se cumple la promesa, se le permitiría a la Argentina aumentar u$s 4.000 millones de dólares los envíos hacia China en un lapso de cinco años.

El anuncio lo hizo ayer el ministro de Comercio de ese país, Bo Xilai, en la reunión que mantuvo con el canciller Rafael Bielsa en el primer día de su gira por Pekín.

El funcionario chino, sin embargo, dedicó también un largo tiempo del encuentro a pedirle explicaciones al canciller argentino sobre los dos decretos que está por reglamentar el ministro de Economía, Roberto Lavagna, que impulsan medidas de protección contra las importaciones del país asiático: destinadas exclusivamente a los textiles y a productos como juguetes, calzado y herramientas. Buscan limitar los ingresos de estos bienes cuando provoquen daños a los fabricantes locales. Xilai tenía ayer sobre su escritorio un «paper» con las líneas del decreto y consultó, con cierta insistencia, ante Bielsa sobre los verdaderos alcances que tendrán las restricciones en el futuro.

• Vigencia

El argentino respondió que se trata de las medidas que permite la Organización Mundial de Comercio (OMC) y que resultan necesarias para que pueda reconocerse en el país el estatus de economía de mercado a la nación asiática. El ministro argentino dijo, además, que los decretos se mantendrían en vigencia hasta que China sea socio pleno de la OMC.

No hubo más preguntas sobre el tema de parte de Xilai, y dentro de la delegación argentina se supone que la existencia de los decretos no trabará la promesa de apertura de los mercados chinos.

El objetivo concreto de la gira de
Bielsa, que hoy tendrá una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores chino, Li Zhaoxing, es « estrictamente comercial», según declaraciones de uno de los miembros de la comitiva; con lo cual los únicos temas que se tratan en este viaje son los relacionados con las importaciones y las exportaciones. Esto deja afuera de la gestión de Bielsa la marcha de los otros acuerdos, como los de inversión en infraestructura y construcción, que están siendo manejados por el ministro de Planeamiento, Julio De Vido.

Siguiendo esta línea es que desde la Cancillería surgió el dato optimista sobre la posibilidad de aumentar los envíos locales de los u$s 3.000 millones actuales a más de u$s 7.000 millones, si el gobierno chino abre sus mercados a los productos negociados ayer. Pero si, además, se profundiza la relación comercial en los bienes que ya se envían a ese país (soja y derivados, golosinas, carnes congeladas, siderurgia y automóviles), la cifra podría llegar a los u$s 10.000 millones antes de 2010, siempre según la estimación de la Cancillería argentina.

El ministro dijo ayer que las exportaciones hacia China crecieron 30% en los primeros dos meses del año contra el mismo período de 2004, gracias a la puesta en marcha de los acuerdos que permiten destinar a ese mercado carne termoprocesada bovina y menudencias bovinas cocidas, de carne bovina deshuesada al sur del paralelo 42°, región declarada libre de aftosa sin vacunación, y de carne aviar.

Dejá tu comentario