Economía

Macri desperdició " la oportunidad del siglo"

Este de los últimos años ha sido "el mejor de los mundos financieros" para América Latina. Sin embargo, con semejante "viento de cola" aún así Macri "chocó la calesita".

Una de las excusas que más suele escucharse cuando se interroga a los funcionarios acerca de las causas del gran fracaso económico del presidente Macri es que la cotización de la soja -principal producto de exportación- oscila en estos años en torno de los 300-350 dólares, mientras que hace poco más de diez años valía el doble. Y no solo la soja: los demás cereales en los que Argentina se especializa también valen la mitad de lo que valían hace once o doce años. Si se sigue esta línea de pensamiento habría que concluir que el nuevo gobierno se va a enfrentar con factores externos contra los que no puede luchar que lo condenan desde el vamos cuanto menos a un desempeño mediocre en el mejor de los casos. Sin embargo, este razonamiento económico es muy equivocado, y no precisamente porque haya que esperar una “lluvia de dólares” por Vaca Muerta, lo cual no luce probable todavía en los próximos años.

Veamos por qué la baja en los “commodities” no debiera sacarnos el sueño: al exportar Argentina sobre todo productos primarios con muy bajo valor agregado y casi nula redistribución de su ingreso que no se canalice vía retenciones, la declinación de los precios de estos “commodities” daña sobre todo las billeteras de terratenientes y arrendatarios. Pero no tanto las de la gente común y corriente.

En segundo lugar, aunque parezca extraño, cada punto porcentual de incremento en el precio promedio de los “commodities” que el país exporta implica un incremento en las ventas al exterior de solo u$s250 millones, cifra idéntica a la del aumento en la recaudación tributaria por un aumento de un punto porcentual en las retenciones a la exportación. ¿Qué significa esto en buen romance? Que sería necesaria una suba de nada menos que de quince puntos porcentuales en los precios de nuestros productos primarios exportados para que el incremento en las exportaciones contribuya a un 1% de más crecimiento en el PBI. O sea… poco y nada.

De la misma manera se afectarían las cuentas fiscales: quince puntos porcentuales de aumento en las retenciones promedio a la exportación, o en su defecto una casi duplicación de los precios internacionales de nuestros cereales con las mismas actuales retenciones, equivalen a recaudar menos de u$s4.000 millones más: poco más de un punto del PBI. Como se ve, el escenario internacional ya no ventajoso para nuestros “commodities” influye poco en las cuentas fiscales, la estabilidad macroeconómica o en el florecimiento productivo. Cuando se medita en estas cifras se cae en la cuenta de hasta qué punto la economía argentina es cerrada al comercio internacional. Ya ni una gran variación en el valor de nuestras cosechas impacta demasiado en el crecimiento del país ni en la recaudación, aunque sí lo sigue haciendo en la disponibilidad de divisas por una buena razón: la cantidad de reservas brutas de nuestro Banco Central en torno de los u$s40.000 millones también es muy baja en relación con el PBI.

Sin embargo, que la economía sea cerrada al comercio internacional no significa que los flujos financieros también lo sean. Es fácil comprenderlo: en la era de la globalización ningún sistema financiero del mundo puede abstraerse de lo que ocurre con las principales variables financieras internacionales. Todas las economías dependen en buena medida de lo que sucede con las tasas de interés de corto y largo plazo del dólar, el euro, el yen y el yuan por ser los capitales disponibles en los mercados mayoritariamente provenientes de esos cuatro orígenes. Sobre todo, y en forma abrumadora, del área dólar. Si hacemos entonces una comparación entre el valor actual de las tasas de interés de corto y largo plazo del dólar con las vigentes hasta meses antes de la crisis de Lehman Brothers surge que hay una diferencia de 400 bps en las mismas, hacia la baja.

Ahora bien, 400 bps, o 4% -lo que es lo mismo- de diferencia sobre una deuda pública de u$s310.000 millones como la argentina implican nada más y nada menos que u$s12.400 millones de ahorro en intereses de la deuda de diferencia. O sea, cerca de 3,5% del PBI. Vale decir entonces que este Gobierno de Mauricio Macri si bien se ha visto perjudicado por una baja en la recaudación de retenciones de u$s4000 millones con respecto a los precios “récord”de allá por 2007-2008, al mismo tiempo se ha visto beneficiado por un ahorro relativo de u$s12.400 millones de menos intereses de la deuda en 2018 y 2019. Dicho de otra manera, el valor relativo de las variables económicas mundiales le produce a la Argentina en este 2019 un beneficio del orden del 2,5% del PBI de nuestro país en relación a fines de 2007 e inicios de 2008.

Hay que señalar que todo este análisis es válido teniendo en cuenta solo el tema de los intereses de la deuda, el cual en realidad es solo una parte de los flujos financieros. Si se incorpora la cuenta capital del balance de pagos el beneficio relativo para Argentina de estos últimos años en relación al de fines de 2007 e inicios de 2008 es considerablemente superior al 2,5% del PBI antes señalado. Y muy superior. Hemos llegado a una importante conclusión entonces: lejos de representar el mundo para la Argentina un “viento de frente” como consecuencia del deterioro de los términos del intercambio, ha significado un “viento de cola” realmente impresionante.

Ahora bien, si con semejante “viento de cola” aún así Macri “chocó la calesita” y Argentina está en situación de no poder pagar su deuda, riesgo-país estratosférico, galopante inflación y fuerte retracción económica habría que preguntarse qué hubiera pasado si entre 2018 y 2019 las tasas de interés se hubieran empinado en el mundo. Mejor ni siquiera imaginarlo. Lo cierto es que el escenario internacional ha sido estos años el mejor posible para Argentina. No hubo ni fuerte crecimiento ni depresión económica en los principales mercados internacionales de capitales. Por lo tanto, los países latinoamericanos no sufrieron ni la asfixia financiera propia de tasas de interés en alza como consecuencia de un crecimiento sostenido en el mundo desarrollado, ni la intensa fuga de capitales que se registra en Latinoamérica cada vez que el mundo cae en una muy intensa recesión por más que las tasas de interés estén en el “cero absoluto”.

Este de los últimos años ha sido “el mejor de los mundos financieros” para América Latina, caracterizado por tasas de interés bajísimas, en cero, o incluso negativas en varios países sin por eso temores marcados de deflación o gran depresión lo que también hubiera ahuyentado fondos de estos países. Es triste señalarlo, pero Argentina perdió una gran oportunidad. Una oportunidad que otros países de la región aprovecharon a fondo a pesar de los problemas sociales que han surgido en algunos de ellos.

El país no se puede dar el lujo de seguir “rifando” oportunidades así de crédito barato a largo plazo atiborrándose de deuda financiera de corto plazo a niveles que luego es insostenible pagar, además para financiar gasto corriente y encima en pesos. La toma de deuda en los mercados internacionales debería realizarse para que el sector privado pueda realizar proyectos de inversión o para que el Estado haga un “roll-over” de su deuda a plazos más largos y tasas más bajas, liberando así recursos fiscales para atender situaciones sociales que merezcan ser consideradas prioritarias.

En vez de eso, este Gobierno que se va nos metió en una crisis pesadillesca. Sin embargo, por las mismas razones, mientras el mundo siga gozando de tasas de interés bajísimas sin atisbos fehacientes de reactivación en los países desarrollados, pero también sin temores a una depresión económica, se abre la puerta a que desde 2020, con un nuevo gobierno, se pueda recuperar la gran oportunidad perdida. Y eso, sin ningún dramatismo por el hecho de que los precios de nuestros “commodities” sigan en los actuales niveles.

Embed

Walter Graziano y Asociados

macroeconomía - finanzas -
inversiones - situación política -
charlas individuales o en empresas

we speak english - viajamos al interior

walter.graziano@yahoo.com

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.