Mejor Argentina en libertad económica

Economía

La Argentina subió diez puestos, al 107° lugar, en el ranking de libertad económica que preparan todos los años la Heritage Foundation y «The Wall Street Journal». Es un buen avance aunque leve, teniendo en cuenta que en 2000 el país se encontraba en la posición 17°. No debe haber sorpresas en la aún elevada calificación: la presión impositiva que una empresa o persona deben afrontar está en su máximo nivel; al dólar se lo mantiene alto artificialmente y se busca fijar los salarios por decreto. Todo lo que obviamente está muy lejos de lo que se considera óptimo en libertad económica.

La Argentina pasó del puesto 17 que tenía en 2000 al 107 en 2006, en el Indice de Libertad Económica. Según Ana Eiras, economista y analista del Centro de Economía y Comercio Internacional de la Heritage Foundation, institución que junto a Wall Street Journal construye el índice, el deterioro de la libertad económica que sufre la Argentina se debe a la crisis de 2001, más el hecho de que «las demás economías están avanzando a pasos agigantados y restando competitividad al país». La definición de la Argentina es hoy de «economía mayormente controlada». El índice, por 12° año consecutivo, se encarga de comparar a 161 países con una lista de 50 variables independientes que se subdividen en 10 factores generales que influyen sobre la libertad económica. Estos son: la política comercial, la carga impositiva de gobierno, la intervención del gobierno en la economía, la política monetaria, los flujos de capital e inversión extranjera, la actividad bancaria y financiera, los salarios y precios, los derechos de propiedad, las regulaciones y, por último, la actividad del mercado informal. Lo ideal es tener puntaje bajo ya que altos valores indican mayor nivel de interferencia del gobierno en la economía y menor libertad económica del país. Los puntajes van entre 1 y 5, y los países son clasificados en cuatro categorías: Países Libres (1-1,99), Mayormente Libres (2-2,99), Mayormente Controlados (3-3,99) y Reprimidos (4-5).

• Destacado

Las siguientes son las principales declaraciones que Ana Eiras hizo a Ambito Financiero:

• Lo que sucedió durante la crisis es que se violaron masivamente derechos de propiedad de la gente. Por ejemplo, personas privadas del derecho a acceder a los fondos que se ganó trabajando cambian las reglas de juego que regían a los bancos y las de los proveedores de servicios, entre otras. El tema es que esto sucedió en un marco mundial en el cual las economías están eliminando obstáculos y dinamizando las economías, por eso la competitividad que la Argentina pierde es mucho mayor que si en el mundo no pasara nada.

Si bien China e India son economías que vienen abriendo sus mercados, distan de ser libres hasta ahora. Europa Central, Irlanda, Australia, Nueva Zelanda, son algunos de los países que más crecieron y con los que se compara la situación argentina. La razón es que si bien estos estados venían de un ingreso per cápita similar o inferior al de la Argentina, con una fuerza laboral también parecidaen cuanto a conocimientos y habilidades, ahora están flexibilizándose para atraer inversión y generar más oportunidades en sus economías, que es lo contrario a lo que hace la Argentina.

De esta manera, la menor competitividad de la Argentina se ve reflejada en la falta de inversión.

Es cierto que el crecimiento de este país es muy fuerte, pero está reflejando los buenos precios de los productos que exporta y no una política interna que permita un tipo de inversión que dure en el largo plazo. El contexto no ayuda a que la gente apueste a instalar negocios y a fortalecer el crecimiento económico.

También se observan los altos índices de pobreza que contribuyen a la contradicción del crecimiento económicoargentino. En la décadadel 90 la pobreza estabacerca de 15% y ahora se encuentra en más del doble, 34%. Entonces, si el crecimiento económico refleja una situación externa y no el mejoramiento de la calidad de vida interna, acaba por decir muy poco sobre la situación del país.

• La gente que quiere abrir un nuevo negocio busca generar ingresos; el tema es que la inversión depende del riesgo. Por eso, los negocios son atraídos por países donde las reglas son claras y no hay corrupción. Hay que tener claro que la inversión es una respuesta, reacciona ante las condiciones políticas y económicas de estabilidad. Por eso, si se la quiere atraer hay que promover ambientes estables.

A nivel mundial se observa un progreso en cuanto a la libertad económica, existe una tendencia a disminuir obstáculos. Pero en este contexto, la Argentina sigue la dirección contraria.

• Si bien el país presentó mejoras principales en política monetaria y comercial, lo que realmente dice qué tipo de ambiente ofrece hoy la Argentina es la posición que tiene con respecto a las otras economías del mundo.
Puesto 107 dentro de 161 países y representa una economía mayormente controlada.

• Las variables que transmiten mayor incertidumbre hoy en día son la inseguridad jurídica y las reglas no claras y necesarias para abrir negocios. Si bien éstos son los factores que más deterioro muestran, hay que generar mejoras en todas las categorías.
En cuanto a la política comercial, habría que bajar los aranceles para que la gente tenga libertad de comerciar con el extranjero y forzar así mayor competitividad en la industria argentina. También mejorar las regulaciones de la actividad bancaria y controlar la intervención del Estado, que fuerza a la economía y la priva de su libertad, deben considerarse.

Dejá tu comentario