Mejora distribución de ingreso (pero siguen bajos)

Economía

La distribución del ingreso mejoró en los últimos 12 meses a partir de una recuperación en los recursos de las familias de menores recursos, aunque la brecha entre ricos y pobres aún sigue muy elevada. Según informó el INDEC, la diferencia de ingresos entre 10% más rico y 10% más pobre se ubicó en 31 veces contra 37 veces que se había registrado en el mismo período del año anterior.

Antes de que se dieran a conocer estas cifras, el presidente Néstor Kirchner destacó que este índice es «el mejor de Latinoamérica, el mejor de desarrollo de recursos humanos y el mejor índice desde la década del 90 que ha tenido la Argentina». Del informe surge que 10% más rico se queda con 35% de los ingresos totales, mientras que 10% más pobre sólo accede a 1,1%.

Aunque el índice resultó favorable, una lectura detallada de los resultados deja en claro la situación dramática que atraviesa la mayor parte de los argentinos y el grado de empobrecimiento de la sociedad. De los datos difundidos por el INDEC surge que para que una familia esté entre 10% más rica, el ingreso del hombre y la mujer que la componen sólo deberían ubicarse por encima de los $ 1.000. En otras palabras, un grupo familiar con ingresos superiores a los $ 2.000 mensuales está considerado entre 10% más rico del país. En esta situación estarían alrededor de 2,35 millones de personas (ver cuadro).

  • Poco relevante

    En cambio, más de 14 millones de personas viven con ingresos que no superan los $ 410 mensuales, tomando como base para el análisis el grupo familiar.

    El economista Camilo Tiscornia destacó que «no es tan relevante comparar cuánto ganan los más ricos en relación con los más pobres, sino el nivel absoluto de los ingresos. Y allí surge claramente que la sociedad se empobreció de manera alarmante en los últimos años».

    Si bien el grado de desigualdad continúa en altísimos niveles, se produjo una mejora respecto de la situación que se vivió durante la peor etapa de la crisis económica.En 2001, por ejemplo, la diferencia entre los más ricos y los más pobres ascendía a 58 veces, y al asumir el gobierno de Kirchner en mayo de 2003 llegaba a 53 veces. El propio presidente aludió al coeficiente de Gini (que es el utilizado por el INDEC para realizar esta medición) para destacar los «avances» de su administración en la lucha contra la desigualdad.

  • Datos favorables

    El jefe de Estado destacó que la inflación se ubica «por debajo del año pasado, cuando muchos creían que iba a ser el doble». Además, aprovechó para destacar datos favorables de la economía: la buena performance de la producción industrial, de la recaudación fiscal, del sector automotor, y de los índices sociales como la desocupación, la pobreza y la indigencia.

    El coeficiente de Gini es una relación con valor máximo de 1 que grafica la mayor desigualdad (cuando más se acerca a 0 más igualitaria es la sociedad). En el tercer trimestre de 2003 se ubicaba en 0,537, y en esta última medición dio 0,483, lo que está evidenciando un menor grado de diferencia en la sociedad. En el cuarto trimestre de 2005 había finalizado casi en los mismos niveles, a 0,485, pero había vuelto a subir en los tres primeros meses de 2006, a 0,494.
  • Dejá tu comentario