Mercado que sigue pagando sus faltas

Economía

Ante igualdad de posibilidades, la explicación más simple suele ser la más correcta. Aun admitiendo que le cabe el mote de "zoncera", la imagen que presentamos días atrás de un mercado que "no se portó bien" a lo largo del año, y por eso no está recibiendo el acostumbrado regalo de Navidad (el llamado "efecto Navidad", "Santa Claus", etc.; según el cual entre el último lunes de un año cualquiera y la segunda rueda del que recién comienza, el índice S&P 500 ha ganado históricamente 1,7%), puede ser entonces tanto o más válida que cualquier otra justificación sobre lo que está pasando. Cuando decimos que los agentes financieros no se portaron bien, estamos diciendo que los reguladores no tomaron las medidas de protección que debían tomar para atraer a los inversores o que si las tomaron fueron en muchos casos sólo maquillaje o fuente de disparatados costos para las empresas, que los intermediarios sólo se preocuparon en incrementar su poder monopólico allí donde pudieran sin importarles el costo que esto trajo para los inversores (el costo de intermediación creció durante 2005 en todos los mercados), y finalmente que los inversores poco y nada hicieron por defender sus derechos. Todo este corolario sirve para tratar de entender por qué a pesar del cúmulo de elementos positivos que se concentran en estos días (ver comentario del jueves) luego de un arranque que llevó al Dow a ganar 0,45% en los primeros 25 minutos de operaciones, la jornada de ayer terminó con el promedio en 10.777,77 puntos, retrocediendo 0,97%. Lo más destacado del día fue que el spread entre la tasa a 10 y 2 años se redujo prácticamente a cero (atención: algo está pasando).

Dejá tu comentario