4 de agosto 2023 - 17:31

Miguel Kiguel: "El FMI le exige a Argentina ampliar reservas porque busca que tenga dólares para pagarle"

En esta entrevista, Kiguel analiza las tensiones con el FMI y advierte que los créditos puente y préstamos para pagarle implican más deuda, lo que agranda el desafío para la próxima gestión.

Miguel Kiguel advirtió sobre los problemas que tiene Argentina por su reputación. 

Miguel Kiguel advirtió sobre los problemas que tiene Argentina por su reputación. 

Concluye una semana marcada por resoluciones en torno al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y, en este marco, el economista Miguel Kiguel, director de la consultora Econviews y ex presidente del Banco Hipotecario, analiza en diálogo con Ámbito este último tramo de negociaciones con el organismo, el futuro cambiario y económico local y los desafíos que vienen en la relación con esa entidad internacional, que es nuestro principal acreedor en estos momentos.

Finalmente, Argentina le paga al organismo los u$s740 millones de intereses que vencen este viernes en Derechos Especiales de Giro (DEG) prestados por Qatar y la cancelación de los compromisos anteriores la hizo con un crédito puente del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y yuanes del swap con China. Esto sucede en un contexto sumamente delicado para las reservas del Banco Central (BCRA). Y, según Kiguel ese “fue principal elemento de disputa con el Fondo en las últimas negociaciones”.

Considera que “el organismo ha perdido confianza en la posibilidad de Argentina de cumplir con lo que promete” y atribuye esto a la falta de resultados en las distintas metas acordadas. Y, por otro lado, anticipa que la próxima gestión de Gobierno deberá transparentar los acuerdos con China y otros actores para pagarle al FMI y que, en ese momento, se conocerá realmente en detalle la situación económica y cambiaria hacia adelante.

Periodista: ¿Cómo evalúa el cierre de un acuerdo con el Fondo y el compromiso de pago de la Argentina? ¿Por qué demoró tanto en llegar?

Miguel Kiguel: Que se haya llegado al acuerdo y no se haya alcanzado un externo de no pagar o de romper la relación es muy bueno. Fue un proceso difícil porque el FMI estuvo un poco más duro que en negociaciones anteriores. Principalmente, porque el organismo sabe que no tiene muchas formas de hacer que el acuerdo se pueda llegar a cumplir, dado que la próxima revisión es en noviembre y, con esta gestión, ya no habrá más instancias de evaluación en las que pueda presionar para que se hagan ciertas correcciones.

Asimismo, uno de los temas que lo hizo ponerse más duro es el hecho de que no se hayan cumplido las metas. Es cierto que hubo una fuerte sequía que dificultó las cosas, pero también es verdad que no se hizo mucho por corregir el rumbo, principalmente, en materia de reservas.

P.: ¿Qué se debería de haber hecho que no se hizo y cómo afectó la relación con el Fondo?

M.K.: La corrección del tipo de cambio, por ejemplo, que es algo que el FMI viene exigiendo para proteger las reservas desde siempre. Asimismo, el ministro de Economía, Sergio Massa, se había comprometido a que no iba a haber moratoria previsional y la hubo en febrero de este año y, por otro lado, también habían dicho que no iban a intervenir el mercado cambiario y, finalmente, lo hicieron, como sabemos.

Eso estuvo como back ground, pero también el hecho de que las reservas se han venido derrumbando y el Gobierno no hizo mucho en ese sentido más que seguir apretando el cepo y gastando yuanes ante la falta de dólares. Recién en las últimas semanas avanzaron con medidas en ese sentido, con la implementación del dólar maíz y el encarecimiento de la divisa para importaciones. El FMI sabe eso y está molesto con el tema. Creo que todos estos elementos generaron desconfianza respecto de la voluntad del Gobierno para cumplir con los acuerdos y complican la negociación hacia adelante.

P.: ¿Por qué cree que no se hizo más para cumplir con las exigencias del organismo?

M.K.: La meta fiscal era dura porque se perdieron muchos recursos como consecuencia de la sequía, pero esa podrían haberla negociado si hubieran cumplido con la de reservas, por lo menos. Sin embargo, se siguió subsidiando el dólar para viajes al exterior y gastando recursos en intervenir los mercados, entre otras cosas innecesarias que desgastaron los recursos del BCRA. Creo que el Gobierno no quiso tocar el tipo de cambio por cuestiones ya casi ideológicas, parece. Deberían de haber desdoblado antes. El FMI lo que quiere es que Argentina tenga dólares para pagarle. Es por eso por lo que el tema más espinoso ha sido la evolución de las reservas. Esa es la garantía de pago, pero, además, un país sin reservas no puede funcionar bien.

Para Kiguel, la inflación de este año será de entre "27 y 28%"

P.: ¿Cómo sigue hacia adelante el acuerdo con el FMI y qué resultados podrá mostrar la Argentina?

M.K.: Lo que se renegoció es la meta fiscal, que se mantuvo en el 1,9% del PBI, y es muy difícil de cumplir, y un objetivo de u$s1.000 millones de acumulación de reservas, que parece de imposible cumplimiento también porque ese incremento se debe acumular sobre la base del número de diciembre del año pasado, y eso implica una acumulación real de entre u$s8.000 millones y u$s12.000 millones hasta fin de 2023. Y, por otro lado, se espera que el BCRA no financie al Tesoro, pero el déficit fiscal es elevado y Economía recibe fondos del regulador monetario.

P.: ¿Cómo evalúa las estrategias que utilizó la Argentina para ir cumpliendo con los pagos? ¿Es patear el problema hacia adelante?

M.K.: Cuando se habla de que no se paga con un solo dólar, no es verdad. Los yuanes y los DEGs son dólares y es deuda que contraemos. Cada vez que Argentina paga con recursos del swap se endeuda con China. No sabemos bien cuánto se paga de intereses, pero, está claro que cuando se transparenten las cuentas, vamos a encontrar que le debemos como u$s10.000 millones a ese país, que se sentará con la próxima gestión y negociará. Por otro lado, creo que la CAF quiere tener un rol importante en la región y utiliza este acuerdo con nuestro país en ese sentido, pero se trata de un préstamo puente. Este dinero se devolvería cuando Argentina reciba los desembolsos del FMI por u$s7.500 millones. Y el préstamo de China y Qatar también son deuda que se cancelará cuando lleguen los DEGs del Fondo.

Pero el tema es que el FMI habría pedido nuevas medidas previas al desembolso. Sabe que una vez que haga ese pago no va a tener más chances de ajustar el acuerdo con Argentina y presiona por eso. Por lo cual, después de las PASO podrían llegar novedades en el frente cambiario y fiscal. No creo que sea una devaluación porque ya es un tema casi religioso para la actual gestión no avanzar en ese sentido.

P.: ¿Qué opinión tiene de las medidas que se tomaron en el último tiempo antes de anunciar el acuerdo con el FMI? ¿Le parecen un avance en ese sentido?

M.K.: El problema es que no quieren devaluar para que no haya inflación, pero aplican el dólar maíz, por ejemplo, que se traslada a inflación, sin dudas. Las medidas son una devaluación encubierta y, lamentablemente, tienen un efecto muy negativo en el bolsillo de los argentinos, pero es una decisión que hay que tomar.

P.: ¿Cuáles creen que serán los principales desafíos para la próxima gestión en materia económica relacionados a este acuerdo?

M.K.: Creo que el próximo Gobierno deberá sentarse con los acreedores a negociar, que son varios, porque, además, hay que ver cuánto le debe a los importadores que no han podido pagar sus cuentas en ese momento. Ellos van a tener derecho a reclamar sus dólares a tal fin y hay que ver cómo se va a pagar esa y todas estas deudas que se han contraído para mantener el tipo de cambio retrasado de manera artificial. Una vez resuelto ese frente, vamos a poder transparentar, por otro lado, el tipo de cambio que Argentina deberá tener. Yo creo que, sin sequía y con el Gasoducto funcionando, podemos llegar a estar mejor que ahora para hacer frente a eso, pero, los problemas estructurales van a persistir. No se arregla todo de un día para el otro.

Dejá tu comentario

Te puede interesar