Navidad: los precios fueron 6% más caros que los de Moreno

Economía

Es en épocas de alta demanda, como en el caso de las fiestas de fin de año, que los controles de precios muestran su mayor vulnerabilidad. No extraña así que los supermercadistas no hayan respetado la lista de valores indicativos que hizo publicar el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Un relevamiento mostró que casi la mitad de la canasta de productos incluidos en los acuerdos presentó precios 6% superiores a los sugeridos. Si se excluye a las bebidas alcohólicas, el desfase es mayor que 10%. Desde el punto de vista político, además, queda otro corolario navideño: el oficialismo recibió un revés de un sector al que considera amigo, el de los dueños de supermercados, que acompañaron a la administración kirchnerista hasta una semana antes de la Nochebuena.

Las principales cadenas de supermercados desoyeron las sugerencias del gobierno respecto de respetar una serie de precios indicativos, sobre todo, de productos vinculados con el consumo en las fiestas de fin de año. Así lo refleja un sondeo realizado por este diario en tres importantes cadenas donde se detectó que casi la mitad de los productos tenían precios 6,2% por encima de los sugeridos por la Secretaría de Comercio Interior.

Esto tendrá seguramente un impacto negativo en la variación del índice de precios minoristas -que se proyecta entre 0,9% y 1% para diciembre- por la elevada incidencia que tiene el rubro alimentos y bebidas.

Los precios reales, los que efectivamente pagaron los consumidores, estuvieron para 46% de la canasta de productos indicados, 6,21% por encima de los sugeridos. Pero, el panorama fue más negativo para los bolsillos de la gente, dado que al excluir las bebidas alcohólicas del sondeo, casi la mitad de los productos superaron en 10,26% a los precios indicativos. Ya varias asociaciones de consumidores venían advirtiendo que al margen de la suba de precios en la carne, el costo de la canasta navideña estaba 25% promedio por encima de un año atrás, llegando en algunos barrioscapitalinos a más de 33% principalmente en las primeras marcas.

Si bien algunas diferencias de precios podrían estar vinculadas a los últimos reajustes autorizados a empresas líderes, las variaciones detectadas superan ampliamente las subas anunciadas. Es el caso, por ejemplo de una reconocida alimenticia cuyos precios aumentaron 2% promedio en las góndolas.

También se observó que varias firmas líderes no sólo elevaron los precios por sobre los referidos sino que han utilizado algunas estrategias como modificar el peso de los envases e incluso se registró faltante de varios productos de la canasta navideña sugerida. Así se observó que una garrapiñada de primera marca tenía 10% menos de la cantidad indicada; o que resultó imposible conseguir mayonesa en frasco o latas de caballa.

En el caso de las bebidas no alcohólicas los precios en góndola resultaron inferiores a los sugeridos, pero esto fue resultado de que el gobierno autorizó recientemente un ajuste en los valores debido al incremento en el costo de los envases de plástico.

Con respecto al pollo fresco su precio continuó trepando superando ampliamente el estimado oficialmente: el kilo se vendió a $4,90, esto es 22,81% por encima del sugerido y 31% más respecto del precio pactado en mayo pasado.

Sí debe destacarse cierto éxito en la estrategia del gobierno respecto de los cortes de carne bovina que se ubicaron en los precios sugeridos o levemente por debajo.

A la hora de justificar aumentos desmedidos, algunos argumentan que la suba del precio del trigo a nivel internacional jugó en contra del costo del tradicional pan dulce, que registró alzas de hasta 48% en comparación a lo indicado por el gobierno.

Dejá tu comentario