15 de marzo 2007 - 00:00

Otro escándalo con facturas truchas recuerda a Skanska

Ayer la AFIP informó que hay dos empresarios detenidos por la causa de evasión agravada -son más de $ 16 millones- contra la empresa Alvarez y Patiño SA. La maniobra, según el organismo, consistió en utilizar facturas apócrifas de distintas empresas fantasmas para pagar menos por Ganancias. Todo hace recordar una de las causas más delicadas para el gobierno que tiene la Justicia hoy. Se trata de la que involucra a la constructora sueca Skanska, que participó de la ampliación del Gasoducto del Norte. Este escándalo surgió al detectar la AFIP una usina de facturas «truchas», Infiniti Group. Para poder justificar contablemente eventuales y cuantiosos pagos a funcionarios, entraba en escena esta última compañía, fantasma, obvio, que hacía entrega de las correspondientes facturas. Las investigaciones no sólo se centran en funcionarios y en Skanska misma sino también en otras empresas que habrían requerido los «servicios» de Infiniti. Un dato adicional: recientemente se conoció que Skanska dejó de operar en Rusia por un caso de corrupción. Lo que es evidente es que el mecanismo de facturas «truchas», que se trata en apariencia de evasión impositiva, deja a la luz hechos que lo superan holgadamente en relevancia.

Julio De Vido
Julio De Vido
Dos empresarios fueron procesados y deberán cumplir prisión por evadir impuestos por más de $ 16 millones, tras ser encontrados por la Justicia sospechosos directos de un caso iniciado luego de una denuncia de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). El Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 1 de Lomas de Zamora ordenó el procesamiento con prisión preventiva de Alberto Patiño, por considerarlo responsable del delito de evasión tributaria agravada, informó en un comunicado el organismo recaudador. La detención fue dispuesta en el marco de una causa seguida contra la empresa Alvarez y Patiño SA, en la que el apoderado de la firma, Jorge Fernández Alegría, fue condenado a cuatro años de prisión por el Tribunal Oral 1 de La Plata.

La causa penal se inició a raíz de una investigación de la AFIP en la que se detectó una evasión superior a los $ 16 millones en el pago del Impuesto a las Ganancias, IVA y salidas no documentadas, según la acusación que había hecho originalmenteel organismo que encabeza Alberto Abad.

Según lo que consta en la causa, la maniobra consistió en la utilización de facturas apócrifas de distintas empresas fantasma, incrementando a partir de operaciones comerciales inexistentes su crédito fiscal y generando deducciones improcedentes en el Impuesto a las Ganancias.

Patiño, que se encontraba prófugo de la Justicia, fue detenido el 23 de febrero pasado en el marco de un control vehicular. Sin embargo, la investigación siguió su curso y la causa se elevó parcialmente a juicio oral por Fernández Alegría, apoderado de la firma, quien fue condenado en 2005 a la pena de cuatro años de prisión por el delito de evasión agravada. En la causa figura el párrafo «quedó fehacientemente acreditado que la empresa Alvarez y Patiño SA evadió el pago del Impuesto a las Ganancias en los períodos 1996 y 1998; el IVA correspondiente a los períodos 1996, 1997 y 1998, determinándose además el rubro salidas no documentadas por los períodos 1996, 1997 y julio y agosto 1998».

Este caso no es el único detectado por la AFIP a partir de la investigación por situaciones de evasión tributaria reciente. El más importante de este tipo en los últimos tiempos fue el de la empresa sueca Skanska, causa que está siendo investigada por el juez en lo Penal Tributario Javier López Biscayart, que amplió la acusación también a cohecho. Incluso vinculó esto último a la potencial evasión presentada por la AFIP, ya que, para el magistrado, se habría organizado una estructura ilegal para que a través de maniobras impositivas se paguen coimas. Concretamente, Skasnka habría utilizado facturas apócrifas provenientes de Infiniti Group, a partir de las cuales se habrían realizado gastos para efectuar pagos ilegales a funcionarios bajo la simulación de operaciones comerciales. La operación consistía en deducir el Impuesto a las Ganancias y, con ese dinero, liquidar pagos a funcionarios.

Skanska es una empresa suecaque participó en la ampliación del Gasoducto del Norte, una obra pública que depende del Ministerio de Planificación de Julio De Vido y donde se realizaron pagos ilegítimos. Los sospechosos son el secretario de Obras Públicas, José Francisco López, y el presidente de Enargas, Mario Fulvio Madaro; además de los responsables de Skanska en la Argentina. También habían sido acusadas en su momento de evasión, por la compra y el uso de facturas apócrifas para subfacturar el IVA, importantes empresas, como la ya desaparecida Aguas Argentinas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar