Para Gobierno, la "continuidad de la economía es independiente al conflicto buitre"

Economía

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a minimizar los efectos de un posible default luego del 30 de julio y aseguró que la "continuidad de la situación económica es independiente" al conflicto con los buitres.

Tras anunciar que otra comitiva oficial viaja a Nueva York para reunirse con el mediador Daniel Pollack, Capitanich recordó el alto porcentaje de adhesión al proceso de reestructuración de la deuda iniciado durante el gobierno de Néstor Kirchner. "Solo falta el 7% de los acreedores. El mayor crecimiento de la tasa de la economía se produjo en este período. (La economía) es independientemente del proceso de reestructuración, no hay un vínculo directo con este proceso", manifestó en su habitual conferencia de prensa matinal.

En ese marco, el funcionario remarcó que todos los países afrontan procesos con sus deudas y minimizó el impacto de un eventual default. "Argentina está integrada aun sistema financiero global. España ha tenido 13 episodios de default, todos los países tuvieron episodios con sus deuda", consideró Capitanich y mencionó a Estados Unidos bajo la gestión de Richard Nixon y a Alemania.

"Después del 2001 tuvimos una actitud para garantizar una estrategia de crecimiento para cumplir las obligaciones financieras, que son absolutamente necesarias de cumplir. Desde el 2001 se tardó un tiempo sustancioso para establecer las condiciones de negociaciones. Argentina nunca dejó de pagar a los organismos multilaterales de crédito", enfatizó el jefe de Ministros

Capitanich aseguró que el Gobierno trabajó para regularizar su deuda desde el 25 de mayo de 2003 hasta el primer semestre de 2005. "Eso implicó un acuerdo con el 76% de los creedores, pero luego la Argentina siguió trabajando en el proceso de reestructuración y se logró en 2010 un ingreso de 93%. Permanentemente la Argentina inició procesos y mecanismos para regularizar la deuda, como en el Ciadi, y la compensación a Repsol, advirtió.

Asimismo, destacó que este tipo de negociaciones involucran desde juicios, a instrumentos de pagos, quitas, hasta un acuerdo que permita la convergencia de las partes. "En el contexto historio internacional, lo problemas de deuda han atravesado al universo de países. Estas negociaciones son complejas y requieren tiempo, por eso la Argentina reclama el stay", afirmó.

Además, el jefe de Gabinete remarcó que la "disponibilidad" de las reservas internacionales en poder del Banco Central están garantizadas por el superávit de la balaza comercial, el influjo proveniente de divisas de inversión extranjera directa, el influjo de la cobertura por el swap con China por u$s 11.000 millones y los mecanismos de financiamiento suscriptos por la Argentina para obras públicas, como las represas Néstor Kirchner, jorge Cepernic, Chihuido I o el Belgrano Cargas.  

En ese sentido, volvió a vincular la caída del nivel de actividad económica a una reducción de la demanda internacional de productos argentinos. "Hay una desaceleración mundial", aclaró.

Dejá tu comentario