30 de enero 2008 - 00:00

Para los rebeldes del INDEC, la inflación de 2007 llegó a 26,2%

Con apoyo degremios estatales,personal rebelde delINDEC se reunió enDiagonal Sur esquinaPerú para dar aconocer unaestimación propia dela inflación realen 2007.
Con apoyo de gremios estatales, personal rebelde del INDEC se reunió en Diagonal Sur esquina Perú para dar a conocer una estimación propia de la inflación real en 2007.
La intervención del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en el INDEC cumplió ayer su primer aniversario: los técnicos del organismo lo «festejaron» dando a conocer una medición propia de la inflación que está más cercana a la realidad. Según el nuevo dato calculado por los rebeldes del INDEC, los precios crecieron entre 22,3% y 26,2% durante 2007, tres veces más que 8,5% oficial. Pero lo interesante es que los mismos técnicos sostienen que el techo es «conservador» por la carencia de datos certeros durante el último trimestre.

El comunicado se dio a conocer en medio de un multitudinario acto que realizó la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en las puertas del INDEC. De esta forma, casi 400 personas festejaron, paradójicamente, los 12 meses de conflictos ininterrumpidos.

La encargada de leer el comunicado y de explicar la metodología implementada fue Marcela Almeida, una de las empleadas desplazadas por la titular del INDEC, Ana María Edwin.

Almeida se desempeñaba como coordinadora del IPC Nacional y actualmente se encuentra sin función asignada. Según explicó, para obtener la medición alternativa se utilizaron los datos del Indice de Precios al Consumidor (IPC) de Mendoza, suministrados por la Dirección de Estadística e Investigaciones de dicha provincia. La razón es que «existe una alta correlación entre las variaciones del IPC de Mendoza con las del Gran Buenos Aires».

  • Escenarios

    Pero este dato se tuvo en cuenta sólo hasta setiembre de 2007, cuando dichos números son confiables y acumulan una inflación de 19,1% que es una «base de estimación sólida» y muy superior a 8,5% que dio a conocer el gobierno. Entre octubre y diciembre el INDEC intervino los datos de Mendoza y el índice dejó de ser útil.

    Por eso, para el último trimestre se plantean tres escenarios posibles. El primero tiene en cuenta los datos del IPC-GBA correspondientesa los últimos tres meses de 2006, suponiendo que fueron iguales a los de 2007. Entonces a 19,1% de base hasta setiembre se agregan dichos datos y se obtiene 22,3% de inflación durante el año pasado.

    En la segunda alternativa se utilizan los datos del IPC de Mendoza del último trimestre de 2006, suponiendo que fue similar a la de 2007. Se obtiene como resultado una evolución anual en el nivel de precios de 23,4%.

    En la tercera y última alternativa se supone que la tendencia observada hasta setiembre se mantiene durante los últimos tres meses del año pasado y se obtiene el dato más elevado de inflación, 26,2%.

    Pero como explicó Adela Saltzman, economista y técnica del INDEC, el gran problema es que no existen datos confiables del último trimestre. Entonces, en el primer y en el segundo ejercicio, al tomar datos representativos de 2006 se registra una evidente tendencia a la baja en la evolución del nivel de precios. En el tercer ejercicio, se supone que la tendencia se mantiene. Por eso, la conclusión es que hasta el dato más elevado está subestimando la realidad, y eso que es tres veces mayor a 8,5% oficial.

  • Epicentro

    Entre los bombos y los cantos que evocaron los rebeldes del INDEC enfrente al monumento a Julio A. Roca, en Diagonal Sur y Perú, Almeida destacó otra observación del trabajo realizado por la comisión técnica de ATE-INDEC. En el rubro de Alimentos y Bebidas se observa el epicentro del maquillaje oficial, dado que allí se registró la mayor subestimación. Mientras que el IPC de Moreno arrojó una inflación en alimentos de 8,6% durante todo 2007, el cálculo de los técnicos del INDEC arroja un piso certero de 30,5% hasta setiembre y un rango de 36,4% y 39,5% para todo el año pasado tomando las tres alternativas.

    «Se habría subestimado la variación entre 4 y 5 veces. Este resultado pone de manifiesto que la evolución de los precios habría afectado en mayor medida a aquellos hogares de menores ingresos, en cuyo presupuesto pesa más el gasto en alimentos y bebidas», sostiene el comunicado, que al concluir el acto fue entregado por Daniel Fazio, delegado de ATE, en la mesa de entradas del Ministerio de Economía. A su vez, se adjuntó una carta dirigida a Martín Lousteau en la cual se pide que se restituya el canal de diálogo entre los empleados del INDEC y el gobierno para solucionar los conflictos.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar