Pese a la escasez, crece conversión de autos a GNC

Economía

¿Qué pesa más en momentos de crisis para tomar una decisión: la cautela ante posibles restricciones energéticas o la creciente inflación? En la elección de un combustible para el uso diario de un auto, la respuesta es que la suba de precios es el factor determinante. Según datos preliminares de mayo, la reconversión de autos a GNC creció 10% en el mes y ya se encuentra en niveles similares a los de 2007. Las advertencias sobre eventuales cortes en el suministro a las estaciones que venden gas vehicular, no asustó a los consumidores que prefirieron no conseguir el combustible algunos días del invierno, pero seguir pagando hasta cuatro veces menos que cargando nafta.

«Hacia fines del año pasado y durante los primeros meses de este año se había sentido una baja en la reconversión de vehículos ya que no llegaban a 5.000 por mes. Pero a partir de abril, cuando se pasaron a GNC casi 6.500 vehículos y en mayo la cifra ya nos muestra 10% de crecimiento, la tendencia cambió», explicó a este diario Carlo Evi, titular de Tomasetto Acchille y presidente de la Cámara Argentina de Gas Natural Comprimido.

El empresario adjudica el cambio de tendencia a la evolución de los precios de los combustibles líquidos, más que a una modificación propia del sector de GNC. Las naftas y el gasoil, que aumentaron más de 50% en los últimos 15 meses, «llevaron a que andar a gas cueste hasta 4 veces más barato», agregó Evi.

Aunque el precio del GNC aumentó también durante ese período cerca de 25%, con mínimas diferencias dependiendo de la zona donde se cargue, el promedio del valor es de $ 1 el metro cúbico.

Un informe de la Asociación de Dirigentes de Empresa mostró que en sólo la primera mitad de mayo, el aumento del precio de las naftas fue en promedio 4,4% y el diésel 3,1%. Para el GNC, la suba desde febrero es de poco menos de 2,5%.

Para realizar la reconversión de un auto naftero a gas igualmente también hubo aumentos. Un equipo de GNC convencional aspirado cuesta alrededor de $ 2.500 y uno a inyección $ 3.500. Durante el último año el aumento fue de cerca de 15% motivado principalmente por la suba en el acero, cobre y aluminio en cuanto a la materia prima, sumado a incrementos salariales cercanos a 20%.

«En materia de precios lo que vemos es que el valor de los combustibles líquidos no tiene techo mientras que el de GNC es seguido muy de cerca por el gobierno.

Desde la Secretaría de energíanos aclararon que después del gas residencial, la prioridad es mantener el suministro del GNC y a precios razonables para el público», dijo a este diario otro empresario del sector.

La aclaración se hizo ante las versiones que el fin de semana indicaron que por las bajas temperaturas registradas, el gobierno se iba a encontrar obligado a suspender el suministro de GNC para no desatender a la demanda residencial, como sucedió el año pasado.

El titular de la Cámara de Expendedores de GNC, Enrique Fridman, también comentó que «autoridades del Ministerio de Planificación han asegurado que no va a haber ningún tipo de problema».

El viernes, las estaciones de servicio con contratos interrumpibles (20% del total) recibieron la orden de no superar la venta de 5.000 metros cúbicos de gas. «Esas estaciones tienen cupo, pero el resto tienen normal suministro y cubren normalmente la demanda», sostuvo Fridman.

Si bien el nivel de reconversiones conforma a los empresarios del sector, está muy por debajo del boom de 2003 y 2004, cuando llegaron a pasarse 22.000 vehículos por mes.

Hoy en la Argentina, el Enargas tiene registrados más de 1,3 millón autos que funcionan con GNC, de los cuales 93% son particulares.

La cantidad hace que el país se ubique en el primer lugar en el ranking mundial seguido por Brasil, Paquistán e Italia.

Se calcula que suman 214 los millones de metros cúbicos vendidos por las estaciones a los autos a gas por mes.

Dejá tu comentario