El petróleo volvió a caer hasta 8% mientras se espera colaboración de EEUU para recortar la producción

Economía

Tras marcar un récord semanal a partir de las declaraciones de Trump y Putin, el petróleo volvió a bajar ya que el acuerdo para frenar la sobreoferta no está sentenciado.

Luego de registrar su mayor incremento semanal, los precios del petróleo volvieron a caer este lunes después de que Arabia Saudita y Rusia retrasaron una reunión para discutir recortes de suministros, que podrían aliviar el exceso de oferta global luego del derrumbe de la demanda a causa de la pandemia del coronavirus.

Los precios del referencial crudo Brent perdieron u$s1,06, o 3,1%, a u$s33,05 el barril mientras que el petróleo estadounidense WTI retrocedió u$s2,26, o un 8%, a u$s26,08 el barril.

La semana pasada, tanto Donald Trump como Vladimir Putin dieron a entender que Arabia Saudita y Rusia estaban cerca de llegar a un acuerdo para reducir la producción petrolera y terminar con la guerra de precios aunque los detalles sobre cómo repartir los recortes seguían sin estar claros.

En este contexto, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados liderados por Rusia, el grupo conocido como OPEP+, postergaron su reunión para este jueves ya que, según afirman desde la entidad, esperan la colaboración de EEUU para recortar la producción.

Según las declaraciones del presidente ruso, la intención es disminuir la producción en alrededor del 10% de los suministros mundiales, o 10 millones de barriles de petróleo por día (bpd), lo cual se transformaría en un esfuerzo mundial sin precedentes.

La confianza del mercado se vio apuntalada el fin de semana por la decisión de Arabia Saudita de postergar la publicación de su precio de venta oficial de crudo al viernes, a la espera del resultado del encuentro de la OPEP+.

La reunión del jueves será fundamental para frenar el derrumbe en el precio del petróleo generado a partir de la falta de acuerdo entre Moscú y Riad para achicar la oferta en un momento en el que la demanda de combustibles cayó estrepitosamente producto del impacto que la pandemia causó sobre el comercio, el turismo y la actividad económica. Las esperanzas en torno a una solución hicieron que el valor del crudo trepara un 35% semanal al cierre del viernes pasado, récord histórico.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario