¿Fin de la guerra de precios?: el petróleo tuvo su mayor suba semanal de la historia (trepó casi 37%)

Economía

El presidente ruso Vladimir Putin afirmó este viernes que está dispuesto a acordar una reducción de la producción de petróleo que rondaría los 10 millones de bpd.

El precio del petróleo se disparó por segundo día consecutivo este viernes y registró históricas ganancias semanales debido a la esperanza de un acuerdo global para reducir la producción la próxima semana.

El barril del Brent londinense trepó un 16,3% a u$s34,83 y finalizó la semana con un incremento del 36,8%, la mayor alza porcentual en este lapso de la historia.

De manera similar, el WTI estadounidense subió un 14,4% a u$s28,97 por barril y registró una ganancia del 31,8% en la semana, también la mejor en los registros.

Embed

El jueves, el petróleo había registrado su mayor repunte diario en la historia por las perspectivas de recortes en el bombeo equivalentes a entre un 10% y un 15% de la demanda mundial.

La fuerte alza, que se produce luego de semanas de pérdidas, se originó por el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto a la disposición de Rusia y Arabia para poner fin a una guerra de precios que hizo perder al barril el mes pasado más de la mitad de su valor.

Por su parte, este viernes Putin aseguró que Rusia está dispuesto a colaborar con EEUU y Arabia Saudita para recortar la producción del crudo.

"Estamos dispuestos a alcanzar un acuerdo con nuestros socios, en el marco del mecanismo OPEP+", dijo el mandatario según una transcripción de sus palabras publicada por el Kremlin.

En una reunión con el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, Putin afirmó que, según estimaciones, se podrían retirar 10 millones de barriles por día (bpd) del mercado para parar el exceso de oferta.

En este marco, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) confirmó esta jornada que el lunes se reunirán sus miembros y aliados después de los anuncios que provocaron una subida del precio del crudo.

La OPEP tiene acuerdos con otros productores, principalmente Rusia, un mecanismo que se conoce como OPEP+.

La discusión se genera ya que el mercado de oro negro sigue presionado por la débil demanda a causa de las restricciones impuestas a los transportes de personas y mercancías en todo el mundo para frenar la propagación de la pandemia de COVID-19.

Al mismo tiempo, en las últimas semanas la oferta continuó siendo superabundante, producto de la mencionada guerra de precios.

Dadas esas circunstancias, los precios del crudo se desplomaron un 65% en el primer trimestre y, solamente en marzo, perdieron un 55%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario