Positivo II: el riesgo-país en 306, menor aún a la precrisis

Economía

En 1999 el riesgo-país estaba en 580 puntos. Al estallar la crisis en diciembre de 2001, el país, en default, pasó a un riesgo de 7.000 puntos. Este indicador mide, en definitiva, la diferencia de rendimiento entre un bono argentino en dólares y un bono del Tesoro de Estados Unidos en un mismo plazo. Hoy la Argentina sale a buscar financiamiento en dólares -internamente porque no puede salir a la plaza mundial por temor a los embargos dado que quedó fuera del canje 24% de bonistas que reclaman- a una tasa cercana a 8% anual a 7 años. En Estados Unidos, un bono en dólares del Tesoro paga 4,80% anual. Eso da la diferencia de 306 puntos. Cuando está arriba de 1.000, como ocurría en 2002, el riesgo-país es una medida de relativa importancia porque directamente no se pueden tomar préstamos. Brasil, que tiene toda su deuda externa arreglada, tiene hoy un riesgo-país de 211 puntos que también podría alcanzar la Argentina si avanzara algún acuerdo con los bonistas.

Ayer los precios de los bonos subieron y el riesgo-país de la Argentina llegó a los niveles históricos más bajos. Aun así, los inversores no están totalmente convencidos y eso se ve en los bajos montos de negocios diarios.

«¿Cree en las estadísticas?», preguntó un operador para fundamentar su opinión. «Agosto es un mes fatídico, es cuando menos negocios se hacen.
Busque en cualquier año y va a ver que es así», señaló.

  • Perspectiva

    «Lo mejor -continuó- viene ahora: setiembre siempre negocia bastante más que agosto y octubre más que todos los meses del año. Es el mes más movido en bonos y acciones.»

    Ayer, entre el Mercado Abierto-Electrónico (MAE) y la Bolsade Comercio negociaron sólo $ 1.060 millones. Lo habitual, en un escenario tan favorable como el actual, hubiera sido que se operaran bastante más de $ 1.500 millones. Se esperaba un volumen más importante, además, porque el lunes el mercado había estado en hibernación por el feriado de Estados
    Unidos. Pero no fue así.

    A los inversores les gustan los bonos de países emergentes, pero no quieren aumentar demasiado la exposición de sus carteras. Todos los días aparece una duda nueva que no les permite volcarse con firmeza a los bonos de países emergentes, ya en precios de por sí bajos.

    Por eso los títulos del canje de la deuda subieron sólo 0,20% en pesos, mientras los bonos posdefault quedaron prácticamente en los mismos valores.

    Hubo dos hechos, uno favorable y el otro desventajoso, que no provocaron reacciones en el mercado de bonos.

  • Propicio

    Por un lado la inflación minorista en agosto fue 0,6%, y esto es propicio para los títulos indexados. Por el otro, la renta de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años saltó de 4,71% a 4,78%, lo que no es bueno porque se vuelven más atractivos los títulos norteamericanos.

    Los inversores no tomaron nota de ninguno de los dos hechos y operaron como cualquier día. Pero la suba de la renta de los bonos del Tesoro achicó la diferencia con lo que rinden los bonos argentinos. Al cerrarse la brecha, bajó el riesgo país a 306 puntos básicos, el menor en la historia de la deuda argentina.

    ¿Qué significan 306 puntos de riesgo país? Que si la Argentina mañana quiere tomar deuda a 10 años en el mercado de capitales debería pagar una tasa de interés de 7,84% anual, porque es lo que da la suma de 4,78% (tasa del bono norteamericano) más 3,06 puntos porcentuales de riesgo país.

    De todas maneras, en la quietud se perciben mejor los movimientos. Ayer se colocaron algunos inversores en BOCON PRE 8 y PRO 12, dos bonos de mediano plazo y mediano riesgo.

    Hay otro dato que se debe tomar en cuenta y que está haciendo subir los precios de los bonos de países emergentes: Brasil está ampliando su programa de recompra de deuda externa. Esto hizo subir ayer los precios de todos los bonos de países emergentes, pero los volúmenes de compra, al igual que en la Argentina, se mantuvieron bajos.

    La falta de convicción de los inversores tal vez se deba a los años que lleva esta suba de bonos y temen que el ciclo se agote. Han ganado mucho dinero y tomaron ganancias. Ahora estudian volver al mercado. Si el operador tiene razón, en setiembre puede resucitar el volumen de negocios.
  • Dejá tu comentario