Economía potenciada por libre comercio

Economía

Santiago (AFP) - Michelle Bachelet recibirá mañana en su asunción como presidenta un país con un crecimiento de más de 6%, récord de comercio exterior y el indicador más bajo de pobreza en la región.

Estos logros fueron alcanzados tras más de una década y media de gobiernos de la Concertación que, pese a tener una pata de izquierda (Partido Socialista), propugnaron crear un clima favorable a la inversión y a la actividad privada. Ello se verá ratificado en el nuevo mandato concertacionista con la elección del economista liberal Andrés Velasco en el Ministerio de Hacienda.

En el lado del debe se encuentra la brecha entre ricos y pobres, una de las más altas de América, y el sistema privado de jubilación, puesto en la mira del nuevo gobierno.

De la mano de exportaciones récord, impulsadas por una explosiva demanda mundial de cobre (más de la mitad de las exportaciones del país), Chile completó en 2005 dos años de crecimiento por sobre 6%.

El año pasado, de acuerdo con proyecciones preliminares, la economía chilena se expandió 6,3%, la cifra más alta desde 1997, con un Producto Bruto Interno (PBI) que alcanzaría los 110.000 millones de dólares.

El crecimiento está basado en las exportaciones principalmente de cobre, frutas, salmón y celulosa, que en 2005 alcanzaron la cifra sin precedentes de 39.536 millones de dólares, 23,5% más que el año precedente. Las importaciones, por su parte, llegaron a los 30.300 millones de dólares, 31,7% más que en 2004. Tanto en ventascomo en compras del extranjero, la tendencia marca un aumento superior a 10% en los dos primeros meses de este año.

El superávit fiscal -equivalente a 4,8% del PBI con que cerró 2005- representó el mejor resultado fiscal de los últimos 18 años.


La industria exportadora chilena se ha visto beneficiada por la serie de tratados de libre comercio (TLC) suscriptos en la última década con México, Canadá, Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Europa del Norte y Corea del Sur.

A esos convenios se suma un reciente tratado que aún no entró en vigor con China y las negociaciones ya iniciadas con la India.

El buen escenario económico debería continuar este año, para el que el Banco Central proyectó un crecimiento de entre 5,5% y 6%.
La expansión en el primer año del gobierno de Bachelet haría subir el PBI por habitante de los actuales 6.990 dólares a 7.520, según la Cámara Nacional de Comercio. Los sectores más dinámicos estarán vinculados con el gasto privado y las exportaciones, mientras el desempleo seguirá bajando hasta 7,6%, de acuerdo con estas proyecciones.

Los salarios reales deberían crecer 1,7% y la inversión podría llegar a un nivel récord de 31% del PBI, mientras la inflación se mantendría en torno a 3%, después de cerrar 2005 con un alza de 3,7%, según las mismas estimaciones.

«El gran dilema es cómo seguimos progresando con cambio social», dijo el saliente ministro de Hacienda,
Nicolás Eyzaguirre, al hacer un balance de su gestión en enero pasado.

La desigualdad social determina que en Chile el 10% más rico de la población se lleve 47% de los ingresos, mientras que el 10% más pobre sólo obtiene 1,2%, según el último informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La distancia persiste pese a que en la última década el país redujo a la mitad sus indicadores de pobreza, que ahora alcanzan a 18,8% de los 15 millones de habitantes.

Dejá tu comentario