Hernán Letcher: “El congelamiento es una medida necesaria para frenar la dinámica inflacionaria”

Economía

Periodista: ¿Considera que los controles de precios que aplica el Gobierno pueden ayudar a contener la inflación en estos meses?

Hernán Letcher: Me parece que era necesaria la medida. Porque se había ingresado en una etapa donde la dinámica de la inflación, que se expresó en la primera quincena de octubre pero que se venía viendo desde febrero en adelante, estaba absolutamente disociada en su evolución respecto de los costos de producción y comercialización. Con lo cual, si se miran las razones o los costos principales de formación de un precio como el tipo de cambio, se observa que entre febrero y septiembre se movió el 10% y la inflación fue del 27% aproximadamente; en el caso de las tarifas se podría decir lo mismo, incluso con los salarios y el combustible. Había que romper esa dinámica y había que cortarla, y me parece que la medida del congelamiento en ese aspecto fue correcta. Tampoco se puede plantear que hay un problema de inflación por demanda, cuando se tiene salarios que intentan recuperar la capacidad de compra perdida, cuando hay aumento de productividad y un uso de la capacidad instalada del 60%.

P.: ¿Puede vincularse con una mayor emisión?

H.L.: Tampoco se puede plantear una problemática vinculada a la emisión, cuando en términos interanuales y en términos reales, tanto la base monetaria, como el circulante, como el M2, la variación nominal está por debajo de la variación de la inflación. En conclusión, evidentemente en el proceso, en la dinámica de precios, metieron la cola los formadores de precios. Particularmente, en el mes de septiembre. Nuestra hipótesis es que es que los formadores de precios identificaron que el Gobierno tenía intenciones de implementar políticas de transferencia de ingresos a los sectores populares y ni siquiera esperaron la implementación de las medidas. Hicieron una especie de remarcación preventiva.

P.: ¿Cómo se pueden prevenir futuros saltos, al momento de salir de estos controles?

H.L.: Me parece que Feletti viene mencionando que este período tiene que concluir a los 90 días con acuerdos sectoriales. Y creo que es correcto, porque lo que hay que lograr es, en este período, analizar la cadena de producción y comercialización y avanzar en márgenes de rentabilidad razonables en cada uno de los eslabones. Para que además el oligopolio no transfiera al eslabón más débil el costo de la decisión de congelar precios. Hay que hacer ese trabajo hacia adentro de la cadena de producción y comercialización.

P.: ¿Cree que el tipo de cambio oficial está atrasado?

H.L.: No hay un atraso. Es bastante poco discutible esta cuestión. Porque hoy estás entre $105 y $110 de tipo de cambio real multilateral, esto significa 10% más devaluado que después de la devaluación de Prat Gay. Conclusión: no se justifica una devaluación en donde, además, tenés un Banco Central que fue comprador en buena parte del año, incluso en este periodo que suele ser de menor liquidación de cosecha.

P.: ¿Cómo analiza el nivel de reservas del Banco Central?

H.L.: Está mejor que hace un año, es la realidad. No está en condiciones de eliminar ningún tipo de regulación cambiaria, por ejemplo. Diría que la escasez de dólares es de los principales problemas económicos que tiene Argentina. Siempre tenés problemas con el tipo de cambio y más en procesos donde se avanza en industrialización o sustitución de importaciones. Con lo cual, tenés que cuidar los dólares que tenés y tener una política de tipo de cambio muy estricta, que cuide justamente eso.

Temas

Dejá tu comentario