Prepagas: mayoría opta por aumento

Economía

En la negociación con las prepagas se le complicaría la estrategia antiinflacionaria al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, ya que la mayoría de los afiliados estaría optando por convalidar el aumento de 23% y evitar así la incertidumbre de los pagos adicionales por estudios o consultas (copagos).

Debe tenerse en cuenta que el rubro «sistemas de salud» tiene una ponderación de 3,9% en el Indice de Precios al Consumidor (IPC), de modo que un incremento de 23% aportaría 0,9 de punto porcentual promedio a la medición del índice de enero.

Cierto es que gran parte de los afiliados a las prepagas, que recibieron la notificación de los aumentos en las cuotas se hallan de vacaciones de modo que no han podido optar por mantener el plan actual o cambiar por el de copagos.

Cabe recordar que del seudoacuerdo entre el gobierno y las prepagas para atemperar los aumentos de las cuotas se estableció que los afiliados deberían optar por un plan con copagos y un aumento de 6% en el semestre (2% en enero), o bien no tener copagos pero asumir un incremento de 23% promedio. En este caso, estos planes contemplarían otros beneficios no médicos como seguros de vida, de sepelio, mayor cobertura por fallecimiento, o descuentos en gimnasios. Los empresarios del sector los denominan planes superadores.

Por tal motivo es que Moreno insiste en plantearles a las prepagas que no existen inconvenientes en aprobar los nuevos planes superadores, pero, sí o sí, se debe garantizar el respeto a la voluntad del afiliado por cambiarse de plan.

Lo que quiere el funcionario es que el afiliado explicite que no quiere tener copagos, de lo contrario se tiene que asumir que los acepta y, por ende, la prepaga no puede cobrarle el incremento de 23%.

Las prepagas por su parte están más interesadas en lograr el visto bueno oficial al hecho de que habiendo ya facturado y cobrado el incremento de 23% se convalide, y que si el afiliado quiere cambiar lo decida después.

Con referencia a los planes superadores, la negociación entre las prepagas y Moreno parece más una pantomima ya que legalmente las compañías de salud no requieren de aprobación alguna por parte de la Secretaría de Comercio para implementar un plan nuevo. Pero como nadie ha firmado ningún acuerdo, de modo que nadie se hace cargo del promocionado pacto antiinflacionario, no hay documento alguno sobre el cual se homologa la aplicación de los incrementos de cuotas.

Según reconocen ejecutivos del sector, continúan reinando el desconcierto y cierto descontrol dado que cada empresa sigue los pasos que cree más convenientes.

Al cabo de la primera quincena del año no extraña que gran parte de los afiliados se haya volcado, pese a tener poca información sobre la decisión a tomar, hacia los planes superadores. O sea, a absorber el mayor gasto en salud y ajustar el presupuesto familiar, antes de asumir un costo incierto con los copagos. Comentaron a este diario fuentes del sector que el segmento poblacional de edad avanzada y los grupos familiares se inclina hacia los planes sin copagos.

Semanas atrás desde la Superintendencia de Servicios de Salud y la Secretaría de Comercio informaron los valores de los aranceles adicionales, que adelantara este diario, que van desde los $ 10 hasta $ 200 según se trate de una simple consulta médica o días de internación.

Dejá tu comentario