Arabia Saudita rechazó una oferta rusa de negociación y tensa la cuerda

Economía

El reino llevará su producción a 12,3 millones de barriles por día, liberará crudo en stock y reanudará la extracción con Kuwait.

Dubái y Moscú - Arabia Saudita aumentará su suministro de petróleo crudo a un nivel récord en abril, confirmó ayer el reino, elevando la tensión en su enfrentamiento con Rusia por la participación en el mercado y aparentemente rechazando las sugerencia de Moscú de mantener nuevas conversaciones.

El choque provocó el lunes una caída del 25% de los precios del petróleo, provocando ventas de pánico y fuertes pérdidas en los principales índices bursátiles de Wall Street y Europa, que ya se vieron severamente afectados por la epidemia de coronavirus.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habló el lunes por teléfono con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, para discutir el futuro del mercado mundial de energía, señaló la Casa Blanca.

Amin Nasser, presidente ejecutivo de Saudi Aramco, dijo ayer que en abril el gigante petrolero aumentaría el suministro a 12,3 millones de barriles por día (bpd) para clientes dentro del reino y en el extranjero.

La cifra representa 300.000 barriles más que su capacidad de producción máxima, lo que indica que Aramco también podría liberar crudo almacenado.

Riad también acordó con Kuwait reanudar la producción de los campos petroleros operados conjuntamente en la llamada Zona Neutral, producción que no se contabiliza dentro de la capacidad de producción de Aramco de 12 millones de bpd.

La decisión saudita, impulsada por el príncipe heredero Mohammed bin Salmán, inunda aún más un mercado debilitado por la crisis del nuevo coronavirus que ha golpeado especialmente a China, primer consumidor de petróleo del mundo.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, le dijo al embajador de Rusia en Washington que los mercados de energía debían mantenerse “ordenados”. Existe el temor de que la oferta saudita y rusa extra provoque quiebras de productores estadounidenses de petróleo extraído de yacimientos no convencionales, cuya operación requiere tecnología avanzada y es más cara.

Arabia Saudita ha estado bombeando alrededor de 9,7 millones de bpd en los últimos meses y además el reino tiene cientos de millones de barriles almacenados.

El crudo de Brent (Mar del Norte) subió un 10% en la sesión de ayer a más 37 dólares después de que el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, afirmara que su país no ha descartado medidas conjuntas con la OPEP que ayuden a estabilizar el mercado.

Sin embargo, el ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, pareció rechazar la idea. “No veo la sabiduría de tener reuniones en mayo o junio que solo demostrarían nuestro fracaso en atender lo que deberíamos haber hecho en una crisis como esta y tomar las medidas necesarias”, dijo.

El aumento sin precedentes del suministro de crudo de Riad se da tras el colapso de las conversaciones de la alianza OPEP+, integrada por el cartel y otros exportadores liderados por Rusia, que había tratado de extender las medidas de recorte de bombeo más allá de finales de marzo.

Tres años de cooperación terminaron el viernes después de que Moscú se negó a apoyar recortes de producción más profundos para respaldar los precios, afectados por el brote de coronavirus.

Rusia, segundo productor petrolero mundial pero que no es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), había rehusado el viernes a una nueva reducción de 1,5 millones de barriles diarios para sostener las cotizaciones. “La puerta no está cerrada”, matizó Novak.

El acuerdo existente para reducir la producción no ha sido renovado para más allá de abril, pero “ello no significa que en el futuro no podamos cooperar entre los países OPEP y los países no OPEP” para estabilizar el mercado, aseguró.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario