Quitaron incentivos a las empresas para el pago de deuda bancaria con bonos

Economía

Amás tardar mañana, el ministro de Economía, Domingo Cavallo, definiría un cambio clave en el esquema de pago de deudas bancarias vencidas con títulos públicos tomados a valor técnico. Ante el insistente pedido de los banqueros, quedará establecido que la aceptación de esta modalidad para los deudas que están en categoría 3 (o sea con atrasos de 90 a 180 días) será decisión exclusiva de la entidad, como adelantó Ambito Financiero.

El Decreto ómnibus 1.387 dispuso que todas las deudas bancarias en categoría 3, 4, 5 y 6, es decir, con atrasos superiores a los 90 días, podían ser canceladas con bonos. Además, señalaba que los bancos tenían obligación de aceptar los títulos como forma de cancelación de deudas.

Sin embargo, ahora habría una flexibilización de la norma, y aquellos deudores con atrasos de 90 a 180 días deberán negociar con el banco para ser aceptados en el régimen.

• Deterioro

Las entidades manifestaron su preocupación porque estiman que si el régimen se aplicara sin ningún tipo de restricción, significaba un fuerte deterioro de la liquidez al cobrar en bonos y no en efectivo.

Pero por otra parte, el sistema permitirá que muchos clientes se pongan al día, con lo cual se alivia la situación de la ya golpeada cartera crediticia de las entidades.

En cuanto se conoció la norma, se había supuesto que implicaba una gran ventaja para los deudores morosos del sistema.
Pero la aplicación práctica del esquema que discutirá hoy el directorio del Banco Central le quita buena parte del atractivo que esperaban empresas e individuos con fuertes atrasos.

Recién a mediados de la semana que viene se conocerá en detalle cómo se aplicará el nuevo sistema. Estos son los puntos centrales de lo que definirá el BCRA:

• Los bonos que se destinen a la cancelación de deudas bancarias serán tomados a valor técnico, pero se le deducirá a ese precio la previsión efectuada por el banco ante el atraso en los pagos
.

Por ejemplo, ante una deuda en categoría 3 sin garantías preferidas, el banco tiene que realizar una previsión de 25% del valor de la deuda. Por lo tanto, el bono que presente el deudor será tomado a u$s 100 menos 25%, con lo cual sólo se considerará un precio de u$s 75.

• El esquema se complicará aún más para los que están en categoría 3, considerados como deudas «con problemas y cumplimiento deficiente». Para este grupo, el BCRA dará elegirá una lista de bonos que pueden ser utilizados. Serán aquellos títulos más cortos y que, por lo tanto, tienen las paridades más altas
.

Por ejemplo, uno de los bonos elegibles sería el BONTE 2003, que ayer cerró en u$s 50. Pero como se considerará 75% de su valor técnico (u$s 100 o levemente superior), el deudor habrá obtenido un ahorro de 33% al pagar la deuda y no de 50%.

• Para el resto de las categorías serán elegibles la totalidad de los títulos. El problema es que la normativa del BCRA obligará a aplicar fuertes descuentos. Un deudor en categoría 4 («con alto riesgo de insolvencia») sin garantía preferida sufrirá un descuento de 50% sobre el valor técnico del título, una reducción equivalente a la previsión efectuada por el banco en la deuda
.

El banco no podrá negarse a una cancelación de deuda con títulos en las categorías que van del 4 al 6.

• Si luego de aplicarse la reducción por previsiones, el valor del bono queda por debajo del nivel de mercado, se respetará este último para la cancelación de la deuda
.

Los bonos servirán exclusivamente para cancelar 100% de la deuda con el banco. No serán aceptados para cancelaciones parciales.

• Los deudores en categoría 1 y 2 no podrán contar con el beneficio del pago en títulos para la deuda que mantienen con los bancos
.

Los deudores en categoría 6, que son los morosos de entidades en liquidación, no podrán utilizar la ventaja del pago en bonos con otra entidad si mantienen con ésta una buena calificación crediticia.

Dejá tu comentario