Reverdece subdesarrollo por temores en EE.UU.

Economía

Se están dando movimientos muy significativos con el dinero en el mundo. Todo lo provoca Estados Unidos que, de crecer a un ritmo inédito, ahora se teme que caiga en recesión. Por eso la tasa de interés a 10 años -de referencia obligada para inversores- está en baja sostenida y alienta a que vuelvan a posicionarse en bonos de mercados emergentes como los de la Argentina. Pero no todo es tan directo: de ser fuerte la recesión en EE.UU., los países subdesarrollados sentirán el impacto, y ello se transformará en mala noticia. Ayer, los papeles argentinos, que venían en franca caída por versiones de default en Ecuador y de problemas políticos en Brasil (hay elecciones este domingo), cerraron en alza. La misma tendencia con un repunte final se dio con otros títulos de la región. Aquí el Banco Central aprovechó esta rendija de estabilidad en la plaza para acumular más divisas. La Argentina está bien posicionada con u$s 28.000 millones de reservas y sin tener que hacer frente a fuertes vencimientos de deuda en el corto plazo. Está todo dispuesto para que países de la región sigan con alto crecimiento y mercados en alza: si se diluyen los problemas en Ecuador y en Brasil -y si EE.UU. no entra en fuerte recesión-, puede haber ganancias adicionales de fin de año.

Con la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años en 4,55%, el nivel más bajo desde el 22 de febrero pasado, los títulos de la región deberían haber tenido fuertes ganancias y operado como en los mejores días del año.

Pero nada de eso sucedió porque dos países con sus problemas preocupan a los inversores del exterior, que son los que marcan la diferencia en este mercado. El temor al populismo alejó a los dólares del exterior.

En Ecuador, el favorito a ganar las elecciones, el nacionalista Rafael Correa, dijo que revisará los contratos petroleros, que reformará la Constitución y reestructurará la deuda a la manera argentina. Admira a Chávez y promete aliarse con él si gana las elecciones.

Brasil tampoco ayuda porque el escándalo de corrupción en el PT, el partido gobernante, hizo subir el dólar a 2,22 reales, bajar la Bolsa de San Pablo a sus mínimos de tres meses y caer los bonos de la deuda en 0,20%.

Con este escenario, los bonos argentinos abrieron en baja y era el tercer día consecutivo de retrocesos. Cuando la caída era preocupante, a mitad de la rueda, el humor cambió: aparecieron algunas órdenes grandes de compra de las AFJP y también se vieron dólares del exterior, atraídos por los precios de ocasión de los títulos del canje de la deuda.

  • De perdedor a ganador

    El mercado pasó en ese lapso de perdedor a ganador. Los Discount en pesos que iban un cuarto de punto abajo terminaron 0,20% arriba y los Par en pesos, 0,10%. Los bonos legislación Nueva York en dólares que cotizan en Wall Street subieron 0,15%. No fue una gran alza, pero trajo optimismo porque se dio vuelta la tendencia. Los cupones PBI directamente fueron ignorados porque son la expresión más grande de riesgo de este mercado, al ser derivados muy volátiles. De hecho, en cupones PBI en pesos se negociaron $ 2 millones y cayeron 0,30%.

    El volumen de negocios mostró que hay inversores ausentes. Entre el Mercado Abierto Electrónico y la Bolsa de Comercio operaron $ 890 millones, poco más de la mitad de un buen día de la semana pasada. El informe diario de Arpenta sobre los mercados advierte que el escenario desfavorable del exterior «mantiene los volúmenes bajos y hace que los negocios sean muy selectivos».

    La brecha operada entre los bonos del poscanjey los posdefault fue amplia en favor de los primeros. Por caso, el BOGAR la semana pasada llegó a negociar más de $ 100 millones diarios. Ayer sólo operó $ 20 millones y quedó sin cambios en sus precios.

    Los otros papeles posdefault, también con pocas operaciones, subieron de manera selectiva. Mientras los BOCON PRE8, PR9 y PRO12 avanzaron 0,30% promedio, el BODEN 2008 y el 2014 en pesos lo hicieron en 0,80%.

    En el mercado cambiario, en tanto, se negoció más de lo habitual. En el Forex, la plaza donde compran y venden dólares los bancos, se movieron u$s 185 millones. Todo el día el precio de la divisa estuvo calmo, pero en la media hora final apareció el Banco Central con compras sorpresivas por poco más de u$s 20 millones y la divisa quedó firme.
  • Dejá tu comentario